¿A qué hora se ponía el despertador?

El síndrome postvacacional surge como afección recurrente durante estas fechas, pero algunos expertos en psicología y medicina niegan que se trate de un trastorno

02.09.2016 | 01:54
Varios trabajadores en sus puestos de trabajo.

Se acabaron las vacaciones y con ellas la playa, los viajes, las fotos de pies y sus "aquí, sufriendo". Junto a la recta final de estas fechas estivales siempre viene asociado el denominado síndrome postvacacional o el cómo tener que volver a poner la alarma del móvil todos los días. Volver a ver las mismas caras, al jefe, los atascos, el precio de la gasolina, bajan las temperaturas, los niños comienzan el colegio (¡el precio de los libros!) y lo peor, volver los domingos a la casa de la suegra.

El síndrome postvacacional según las definiciones de varios expertos en materia psicológica no responde a un patrón estándar, sino que varía en función de la personalidad del paciente y de sus circunstancias propias. No obstante, las dolencias más comunes se engloban en un cuadro físico y psicológico: insomnio, cansancio, migrañas y problemas de carácter digestivo; así como apatía, irritabilidad, falta de concentración y cambios de humor.

Voces en contra

Una vez conocido el trastorno la pregunta más común es: ¿cómo se combate? Pero también hay otra cuestión que se suele escapar en el ámbito de los interrogantes sobre esta situación en particular: ¿existe realmente el síndrome postvacacional?

La respuesta no es siempre sí, sino que hay muchas voces dentro del mundo de la medicina y de la psicología clínica que niegan la existencia de dicho problema. El presidente del colegio de psicólogos de Zamora, Félix Rodríguez, tiene una posición clara respecto a esta polémica: "Todos estos síndromes, como el de Estocolmo, el vacacional, el del ama de casa y demás me parece que son solemnes estupideces que a veces se inventan profesores de la universidad no tienen nada que hacer y que no llevan más que a la confusión y el engaño".

Lo que argumentan los psicólogos escépticos es que no se puede dar rango de trastorno patológico a cualquier adversidad o situación de angustia. Rodríguez afirma que las sensaciones que sufrimos a la vuelta de las vacaciones, "en el peor de los casos, estaríamos hablando de pequeños síntomas que se encuadrarían en un trastorno adaptativo de carácter totalmente pasajero, normal y esperable".

Muchos pensarán ahora mismo: yo vuelvo amargado al trabajo cada vez que regreso del verano, algo me pasará. Rodríguez asegura que "no hay ninguna dolencia o trastorno asociado a la vuelta de vacaciones, eso es un proceso de adaptación totalmente normal". Y "normal" es la palabra más repetida por aquellos que niegan la existencia de tal síndrome, simplemente estamos ante un proceso de adaptación "tras un periodo de libertad" que se ajusta a la normalidad, aunque nos pueda crear "irritación y malestar".

¿Y si el impacto de la vuelta es tan grande que desemboca en una depresión? Entonces ya hablamos de otra cosa, y rara vez está asociada a la vuelta de vacaciones "per sé". Rodríguez hace una perfecta diferenciación entre "sentirse descolocado" al reincorporarse al trabajo por haber disfrutado de unos días de desconexión y "sufrir un cuadro patológico grave" causado por regresar a un lugar donde se tienen malas condiciones de trabajo o se producen "caso de acoso laboral". En esta situación, el problema reside en el ambiente laboral y no en el periodo de descanso.

Se concluye, por tanto, que estamos resignados a padecer el hastío propio de la vuelta al trabajo. ¿Combatirlo? Con tranquilidad y paciencia como el proceso natural de adaptación que es. Al fin y al cabo trabajo ideal solo hay uno y Mick Jagger parece que no quiere ceder el trono.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine