Diego Gonçalves | Músico y organizador de Viriato Jazz MMXVI

"Hay que diferenciar el arte musical de la industria de la música"

"Este festival es una oportunidad para romper estereotipos y acercar al público de Zamora el jazz"

05.08.2016 | 01:22
Diego Gonçalves con su guitarra.

El jazz envolverá las noches de los tres primeros viernes de agosto con el festival Viriato Jazz MMXVI, dentro del programa de actividades del Verano Cultural que organiza el Ayuntamiento de Zamora. El músico y organizador del evento, Diego Gonçalves, detalla las características de este año.

-¿Cómo está siendo abordar como coordinador un evento de tal magnitud?

-Esta es la primera edición en la que participo como organizador y está resultando realmente estimulante. Mi intención es seguir varios años en la dirección del evento.

-¿Qué novedades hay respecto a años pasados?

-La principal es que este año se van a llevar a cabo una serie de talleres, "workshops", que serán impartidos por los mismos músicos que participarán en los conciertos de la plaza de Viriato. Estos cursos se realizarán en el museo Etnográfico y estarán dedicados a músicos de todos los niveles. El precio asciende a 25 euros por persona y taller. Se desarrollarán durante las tres semanas que abarca el espectáculo en los días 6, 11 y 20 de agosto. Hay que destacar que los músicos que ofrecen estas clases magistrales son de alto nivel y los participantes quedarán gratamente satisfechos.

-¿Qué acogida esperan tener?

-De momento la cosa va con calma, la gente se está apuntando poco a poco a los cursos. De todos modos no esperamos otra cosa que no sea un cálido recibimiento, seguro que habrá bastante gente y como todos los años encontraremos la plaza Viriato abarrotada. Es una oportunidad imperdible que el público zamorano no puede dejar pasar.

-¿Cuál va a ser el estilo, dentro del género del jazz, que se interpretará durante esta edición?

-Hemos querido traer a artistas que ahora mismo están en pujanza tanto en la atmósfera nacional como internacional. En este año hemos apostado por el estilo brasileño, debido a que tanto Vaudí & Banda, como mi grupo Ipadêmia Club, se centran en los ritmos y las melodías pertenecientes al jazz brasileño como la bossa nova. A partir de ahora cada año queremos innovar con una temática diferente, siempre relacionada con este género en particular.

-Y de una forma más específica, ¿cómo definiría a los grupos?

-Anna Luna Jazz Quartet se acerca un poco más al jazz más puro y a la música más tradicional. En Vaudí & Banda son todos músicos de origen brasileño, aunque llevan afincados más de 20 años en Asturias, va a ser un ambiente más dirigido a un público joven, queríamos obtener este contraste entre la sobriedad y la elegancia de Anna Luna y el ritmo y la alegría de Vaudí. Y el tercer grupo, Ipadêmia Club -en el que yo participo- está formado por tres zamoranos, uno de Salamanca y otro de Valladolid. Y quizás nosotros seamos una mezcla entre las agrupaciones anteriormente nombradas.

-¿Tocarán piezas propias o serán obras más conocidas?

-Variará entre las dos cosas. Composiciones propias y grandes canciones. Todo depende del recorrido de cada aconjunto. Por un lado tenemos a Anna Luna que cuenta ya con ocho discos en el mercado. Nosotros (Ipadêmia Club) tenemos un recorrido menor e intentamos conjugar canciones propias con piezas de mayor renombre.

-En plena época audiovisual, donde la imagen prima sobre cualquier otra cosa y los ordenadores son casi más importantes que los instrumentos ¿qué lugar queda para el jazz?

-En mi opinión siempre quedará lugar para el jazz. Hay un pensamiento tanto para la música clásica como para este tipo de estilos, a veces mal definidos como cultos, que crean una especie de barrera para el gran público. En esta línea, la organización pretende este año romper dichos estereotipos de música aburrida o sibarita y acercar al público generalista el jazz. Estamos convencidos que hay unos aficionados ahí fuera que solo necesitan descubrir esta música para comenzar a apreciarla y consumirla.

-Louis Amstrong, John Coltrane, Miles Davis, Charlie Parker, Nina Simone... No son nombres pequeños para el mundo de la música, pero en cambio si preguntas a los más jóvenes les sonarán a chino. ¿Estamos dando una educación musical monolítica?

-Es algo complicado de responder. Primero debemos diferenciar el arte musical de la industria de la música. Estos nombres siempre estarán en el imaginario y en la retina auditiva de los amantes de la música, nunca dejarán de ser un referente para los músicos. No obstante, conocemos cúal es la finalidad del mercado y no siempre es la excelencia artística. Cuando tienes la posibilidad de estudiar la historia de la música descubres que es algo orgánico, que evoluciona de forma natural y es normal que cada generación tenga su estilo personal. Esta es una de las razones por las que es tan importante este festival, porque nos permite mostrar nuestro arte a un público que no siempre tiene un fácil acceso a este género.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine