Cantos rodados amarrados a los brazos, una piedra y fuertes ataduras

26.11.2015 | 00:29

En la cabeza del pastor búlgaro muerto "hay ausencia total de signos traumáticos, fracturas y lesiones". Las únicas se sitúan en la laringe y en la zona cervical (desarticulación parcial de la sexta y séptima vértebra), donde se encontraron marcas de una soga, y que se produjeron cuando el ganadero, Juan Carlos B.R., ató una cuerda al cuello del pastor para amarrarla a la pala del tractor y extraer el cadáver del pozo al que lo lanzó.

La Guardia Civil se encontró el cuerpo boca arriba, con una piedra encima, sobre pajas, impregnado de gasolina, con hollín y cenizas, con restos de cal, la que el acusado tiró al pozo "para quemarlo en el agua", según la policía científica. El industrial le había prendido fuego el 16 de julio de 2014, cinco meses después de matarlo, lo que alertó al vecino de la finca, que llamó al cuartel.

Los nueve integrantes del jurado pudieron observar en una gran pantalla las fotografías del cadáver tomadas durante la autopsia -que los acusados no miraron en ninguna ocasión-, las cuerdas de color verde, usadas para atar pacas y, en esta ocasión, los pies y las manos del fallecido. El brazo izquierdo conservaba "tres cantos rodados" amarrados con la cuerda, la misma que sujetó "muy fuertemente a la muñeca", tanto que, aunque pilló la cazadora y el cuerpo estuvo sumergido en agua meses, no cogió holgura. Los forenses no pudieron precisar la fecha aproximada de la muerte, entre tres y seis meses atrás, dijeron, dado que el cuerpo estaba muy deteriorado, "olía a podrido y a quemado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine