belén lópez | Presidenta Disfam Zamora

"Es fundamental que el niño con dislexia se sienta socialmente aceptado"

"Son pequeños genios en potencia, porque desarrollan otras capacidades para compensar sus carencias"

21.11.2015 | 00:35
Belén López, presidenta de la asociación zamorana de dislexia.

"La experiencia personal es un grado y se sentirán comprendidos". Así anima la presidenta de Disfam Zamora, Belén López, a que los padres con hijos con problemas de dislexia se acerquen a la que es la primera asociación de estas características en Castilla y León, integrada por familias que comparten esta misma preocupación. Desde hace pocas semanas disponen de una sede en La Alhóndiga, a la que se puede acudir para cualquier consulta los lunes y miércoles, de 19.00 a 21.00 horas.

-¿Qué papel desarrollan los profesores para atender a los niños con esta dificultad de aprendizaje?

-Ellos pueden ayudar mucho, porque pasan juntos la mayor parte del tiempo y para los pequeños son todo un referente. Hay que motivarlo y animarlo, de lo contrario el niño se hundirá. La escuela es un punto de referencia fundamental para que este tipo de niños salgan a flote.

-¿Cuántas familias están involucradas en la asociación?

-Más de una veintena, con niños con edades entre 7 y 16 años. Más pequeños no tenemos porque no se suele detectar antes.

-¿Cómo se manifiesta la dislexia?

-Algunos tardan mucho en hablar, se les entiende muy mal, a veces tienen dificultades para leer o problemas con las series, como con las vocales, días de la semana, colores, distinguir entre derecha e izquierda? Son pequeñas cosas que te llevan a darte cuenta, pero en el fondo es un problema genético. De hecho, hay padres que están descubriendo ahora que tienen dislexia a través del diagnóstico de su hijo, porque antes no se valoraba este problema.

-¿Qué pasos hay que dar tras conocer el diagnóstico?

-La verdad es que al que se le diagnostica ya tiene ganado el 90% de la batalla. Foniatra, psicólogo o logopeda son algunos de los profesionales a los que se acude. Lo complicado es conseguir el diagnóstico, porque cada caso es totalmente diferente y significa un gran respiro para los padres cuando se tiene, porque ya tienen una etiqueta para saber cómo trabajar tanto a nivel personal como para buscar ayuda exterior.

-¿Qué ayuda se ofrece desde la asociación?

-Fundamentalmente se ofrece información, porque somos un grupo de padres, no profesionales. Damos apoyo y les guiamos sobre los pasos a seguir. Organizamos actividades para reforzar a la familia en general y a los niños en particular, porque suelen tener una baja autoestima, se sienten el "bicho raro" de la clase. Y esa rueda se puede hacer más grande y llegarles a aislar. También contamos con la colaboración de maestras y una psicopedagoga de trabajan de forma voluntaria.

-¿Qué consejo se le da a los padres para plantar cara a este problema?

-Sobre todo paciencia y motivación y que se pongan en el pellejo del niño, porque así podrán entender muchas cosas. Los críos lo que necesitan primero es que les escuchen. Hay que apoyarlos y equilibrar esas carencias o fugas que existen.

-¿La dislexia es una dificultad poco conocida?

-Se conoce muy por encima y es mucho más complicado que simplemente confundir letras. Pero con estrategias se puede mejorar y hacer la vida más llevadera. Detectarlo es vital, porque es una lucha constante y es fundamental que los niños se encuentren a gusto y se desarrollen como personas. Para ello tienen que sentirte aceptado socialmente y un igual entre tus iguales. Eso es para todos, tengas o no dislexia.

-¿La normalización es el camino?

-No hay por qué ocultarlo. Igual que un niño lleva gafas para ver bien la pizarra y si se las quita juega en desventaja con el resto de compañeros, los niños con dislexia necesitan una herramientas determinadas para sopesar esa diferencia que existe.

-¿Qué tipo de herramientas?

-Si un concepto se le intenta imprimir por el método tradicional de copia y repetición, no se consigue nada. Pero si se realiza con ejercicios manipulativos y utilizando una metodología muy visual, lo pillan al vuelo. Además todos son como pequeños genios en potencia, porque desarrollan otras capacidades para compensar esas carencias. Tienes alternativas y terminarán alcanzando su objetivo, lo que provoca que tengan el cerebro muy activado cada día para buscar esas otras vías. Hay muchas personalidades que han dado un do de pecho a nivel social y mundial que son disléxicos desde Einstein hasta Walt Disney o Bill Gates.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine