Una fortuna de millones de euros para los que más lo necesiten

07.11.2015 | 01:18

Hija de una familia dedicada a los transportes, Encarnación Crespo se trasladó a la residencia del Amor de Dios tras el fallecimiento de su hermano Antonio y, antes de morir, decidió dejar todos sus bienes a las personas que más lo necesitasen al encontrarse en riesgo de exclusión social por motivos físicos, sociales o económicos.

La herencia donada por la benefactora se compone de tres inmuebles en Zamora -el que será la futura sede en la vivienda familiar de la calle Obispo Nieto y otros dos solares- y otro en Bilbao, además de ingresos bancarios por un valor total de 1.099.001 euros.

Se trata de pequeña fortuna acumulada a lo largo de su vida y procedente de varias herencias cuyo montante total roza los dos millones de euros. Encarnación no tenía descendencia directa y, pese a que tenía sobrinos, la zamorana prefirió donarlo a la beneficiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine