¿Por qué a la Iglesia no le gusta "Halloween"?

El sacerdote Luis Santamaría observa "ocultismo, esoterismo y banalización de la muerte" en la fiesta de las calabazas

02.11.2015 | 01:16
Dos niños participan en una de las fiestas de Halloween celebradas en el Castillo hace varios años.

La noche de Halloween ha vencido a la festividad de Todos los Santos. Quienes defienden esta idea exponen el caudal de adeptos obtenido por la fiesta celta y el poder de seducción de trajes y maquillajes de los que Zamora también fue testigo anoche como argumento. Que las calabazas iluminadas y los esqueletos de látex están ganando la batalla a la celebración cristiana es tan cierto como el enfado de la Iglesia ante tal hecho.

Miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas, el sacerdote zamorano Luis Santamaría encarna la posición oficial con una crítica frontal a Halloween, la afirmación de que no se trata de una celebración inocente y la reivindicación de la "claridad de la resurrección" frente a la "oscuridad, lo tenebroso, lo maligno? y hasta lo satánico".

Santamaría explica lo que, a su parecer, está detrás del impulso de Halloween. Primero, "el componente comercial y consumista". Pero también "el ocultismo, el esoterismo, lo paranormal y lo oculto", fenómenos que "venden". Sobre esta argumentación, el sacerdote zamorano reivindica la originalidad de la celebración de Todos los Santos y niega que esta haya sido producto de una "cristianización" de la fiesta pagana, celta, del Samhain. Porque ahí está el origen de la celebración de las calaveras y los muertos vivientes. Los pueblos bárbaros, los extraños, que amenazaban el poder del Imperio romano impulsaron la celebración del final de la cosecha y el inicio de la estación oscura. Desde las islas británicas, la emigración se encargó de extender el fenómeno anglosajón más allá del Atlántico. Estados Unidos y su maquinaria comercial hicieron el resto. Halloween regresa de Norteamérica convertida en un fenómeno arrollador.

Frente a esto, Santamaría pone en cuestión la "banalización de la muerte" que produce, por ejemplo, en los centros educativos. "Luego intenta hablarles a los chavales de la muerte en serio" o "acompáñalos cuando pierden a un ser querido", advierte el sacerdote para concluir que esto "no casa" con las tartas en forma de ataúd. El experto critica el abrazo de la seductora celebración frente a la reiterada crítica sobre el "adoctrinamiento" de la asignatura de Religión en los colegios. La polémica está servida. Pero, ¿qué significa realmente Halloween? La respuesta resulta desconcertante: "víspera de Todos los Santos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine