Entre pipetas y rascacielos

La bioquímica Laura Belver Miguel estudia en la Universidad de Columbia un tipo de cáncer hematológico muy agresivo en un grupo de investigación con otros españoles

25.08.2015 | 06:10
La zamorana, entre sus hermanas Beatriz (izquierda) y Marta, en una visita de la familia a Nueva York.

"Desde que realicé mi tesis doctoral en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en Madrid, tomé conciencia de lo importante que es la movilidad en ciencia". La zamorana Laura Belver Miguel, licenciada en Biología y Bioquímica y doctora en Biología Molecular, eligió para continuar su formación la Universidad de Columbia, en Nueva York, donde reside desde finales de 2012. "Los científicos españoles estamos muy bien valorados al otro lado del Atlántico y recibí ofertas de varias universidades", recuerda.

Liderado por el doctor Adolfo Ferrando, la zamorana forma parte de un grupo de investigación, junto a otros compatriotas, centrado en el estudio de un tipo de cáncer hematológico muy agresivo. "Se llama leucemia linfoblástica aguda de células T. Una parte muy importante de los estudios que se realizan en el laboratorio consisten en el análisis de muestras de pacientes con esta enfermedad. El hecho de que encontremos la misma mutación en el mismo gen de distintos pacientes nos indica que ese gen es importante en el desarrollo de la leucemia. A continuación, tratamos de descubrir cuál es la función que tienen esas mutaciones en el contexto del tumor", resume.

La investigación en ratones es otro aspecto importante de su trabajo diario. "Mediante el estudio de estos animales trato de determinar los mecanismos moleculares por los que estas mutaciones favorecen el desarrollo y el mantenimiento de la leucemia y, lo que es más importante, su potencial como dianas para el desarrollo de nuevos tratamientos en pacientes".

La lista de cosas que le llamaron la atención cuando se fue a vivir a Nueva York es interminable. "A muchas ya me he acostumbrado, pero la verdad es que nunca me imaginé que esto fuera tan distinto a un país europeo", reconoce. Desde farmacias que parecen un auténtico bazar hasta la gran envergadura de los coches. "Todo está hecho a tamaño gigante", asegura. Apartado especial merecen sus "especialidades" culinarias, "que pasan por cuencos de beicon para poner helado, gofres con pollo frito y sirope de arce o vasos de coca-cola con helado flotando", enumera.

Su experiencia en una de las ciudades más cinematográficas del mundo echa por tierra una imagen ideal. "Nueva York es incómoda para vivir en muchos aspectos: es enorme, lo que hace que cualquier trayecto lleve muchísimo tiempo. Además está muy sucia, es ruidosa, en invierno terriblemente fría y muy calurosa en verano", detalla. Sin embargo, admite que las oportunidades que da a otros niveles son inigualables. "Hay todo tipo de exposiciones, conciertos, musicales y la posibilidad de disfrutar de la gastronomía de cualquier parte del mundo sin salir de Manhattan", agradece.

El sistema de financiación de la ciencia es otros de los aspectos que separa a Estados Unidos de España. "Aquí hay acceso a ayudas públicas, pero hay también muchísima aportación privada. El gobierno da beneficios fiscales a ese tipo de inversiones, lo que favorece el interés de los grandes capitales por invertir en ciencia", apunta. "En España, sin embargo, la mayoría de la financiación para proyectos de investigación sale de las arcas públicas y hay poquísima aportación privada. Por eso, los recortes en investigación y desarrollo de los últimos años han dejado la estructura científica del país agonizante", compara.

Durante su estancia, la zamorana ha aprendido a apreciar la sensación de unidad de los americanos. "Han sabido hacer que la gente valore las cosas que les unen a pesar de las diferencias culturales", explica. Pero también considera que hay aspectos de la sociedad española de la que deberían aprender "como nuestro sistema de salud", pone como ejemplo.

Sobre la situación de los investigadores españoles, la zamorana lamenta que tras una formación de nueve años con distintas becas del Ministerio de Educación "ahora sea Estados Unidos el que se está beneficiando de mis conocimientos". Aunque su actual beca finaliza en marzo del próximo año, en sus planes está permanecer en la Universidad de Columbia "otros dos o tres años más, hasta terminar los proyectos en los que estoy trabajando".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine