Capitán de navío e historiador (1830 - 1908)

Cesáreo Fernández Duro, el guerrero intelectual

l Con 15 años se presentó en el Colegio Naval Militar de Cádiz para convertirse en guardiamarina

25.07.2015 | 01:07

Cesáreo Fernández Duro nació en Zamora, ciudad donde vivieron sus padres y abuelos, el 25 de febrero de 1830. El capitán de navío Mariano Juan Ferragot, que pronunció una conferencia en Zamora sobre el marino e historiador zamorano, aporta datos sobre la trayectoria vital de este hombre, figura fundamental tanto en la Armada como en la Historia de España.

Con 15 años se presentó en el Colegio Naval Militar de San Fernando, recién inaugurado y tras dos años salió en la primera promoción de guardiamarina. Fue destinado a la fragata Isabel II, primer buque de la Armada movido a vapor, que se encargaba, en plena guerra carlista, del bloqueo de los puertos del Cantábrico para impedir el contrabando de armas y proteger al tráfico marítimo liberal. Del buque más moderno, en su segundo destino pasó al más antiguo, "Soberano", botado en El Ferrol 90 años atrás, pero que "aguantó sin inmutarse un pavoroso ciclón tropical en aguas del Caribe".

Tras un corto destino en la corbeta "Villa de Bilbao", pasó al bergantín "Ligero", con base en Filipinas, que en 1851 efectuó en la Bahía de Joló, un desembarco fulminante sobre la fortaleza que servía de guarida a piratas moros, que atacaban a la navegación y asolaban los poblados. El combate fue feroz, el asalto cuerpo a cuerpo y allí Fernández Duro ganó la Cruz de San Fernando.

De regreso a la Península, fue ascendido a guardiamarina de primera y ocupó su primer destino náutico-científico, la Comisión Hidrográfica de Canarias.

Ya alférez de navío, relata Ferragot, fue destinado como profesor de navegación al Colegio Naval donde escribió el famoso "Tratado de Cosmografía". A los dos años y medio fue ascendido a teniente de navío y nombrado para el primer mando de mar, el transporte de hélice "Ferrol", barco construido aquel mismo año en Inglaterra para combatir en la guerra relámpago de África, que culminó en la batalla de Castillejos, donde el zamorano fue condecorado con la Diadema Real de Marina. El "Ferrol" participa a continuación en la intervención en Méjico, lanzada por España, Francia e Inglaterra. Tras una breve estancia en la capital de las Antillas y en el Ministerio de Marina, y siendo ya capitán de corbeta, regresa a Cuba y es nombrado Secretario General del Gobierno de la Isla, bajo las órdenes del general Caballero de Rodas.

Allí toma el mando de tropas del Ejército y acompaña al general en las acciones de Camagüey, Matanzas y Cárdenas, frente a los insurrectos del famoso "Grito de Yara". Por méritos de guerra es nombrado coronel del Ejército, sin dejar de ser capitán de fragata de la Armada. En 1875, cuando Fernández Duro tenía 45 años, en pleno caos de la Primera República un "reajuste de escala" lo pasa a la reserva con el grado de capitán de navío.

"Pero Alfonso XII, recién proclamado Rey de España por el general Martínez Campos, llama a nuestro personaje, cuya fama conocía, y le nombra su ayudante y como tal acompaña al monarca en el frente del Norte donde se combate contra los carlistas", indica Ferragot.

Al cesar como ayudante del Rey finaliza su carrera naval, pero continúa "con redoblado entusiasmo" la de científico, de historiador y de diplomático.

Así, fue nombrado Presidente de la Comisión que señaló el emplazamiento de Ifni, aunque no se ocupó hasta 1934, en plena II República, por el coronel Capaz. También se recurrió a él para la determinación de límites entre Colombia y Venezuela y poco después, preside la Comisión de París para el tratado de límites en la costa occidental de África y Golfo de Guinea.

La vida de Fernández Duro, indica Ferragot, se divide por mitad entre el servicio a la Marina de guerra y el tardío despertar de la vocación de historiador. Y cuando pasó a la reserva y pudo establecerse definitivamente en Madrid, se consagró con pasión desbordada al cultivo de la historia y de manera muy particular la marítima, iniciando una exhaustiva recopilación de fuentes documentales, datos y pormenores con objeto de escribir una historia de la Armada.

Así, fueron apareciendo, uno tras otro, los nueve volúmenes de la "Armada española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón", que arranca en 1474, con el reinado de los Reyes Católicos, para concluir en 1833 con la muerte de Fernando VII. "Nadie, ni antes ni después, se ha atrevido a acometer una empresa de tanta envergadura, que conserva, todavía hoy, su lozanía y actualidad". Otra obra fundamental, escrita con anterioridad, fue "La Marina de Castilla desde su origen y pugna con la de Inglaterra hasta la refundición con la Armada Española. (1140-1492)". En 1995 se publico una edición facsímil patrocinada por la Diputación de Zamora ( Instituto de Estudios Zamoranos Florián del Campo). También publicó "Disquisiciones Náuticas" (repertorio de acontecimientos), "La Armada Invencible", "El desastre de los Gelves", cuya derrota considera de mayor trascendencia que la Invencible y "La conquista de las Azores", en la que resalta la figura de Álvaro de Bazán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine