El suceso

El «hombre escudo» de Andavías

Dos décadas después de sobrevivir a la caída de un rayo cuando pescaba, Lucas José Malillos, de 87 años, reitera que «aquello solo pudo ser un milagro»

12.08.2013 | 10:58
Lucas José explica el suceso en el salón de su casa con el mismo paraguas que condujo la electricidad.
Lucas José explica el suceso en el salón de su casa con el mismo paraguas que condujo la electricidad.

29 de abril de 1993, festividad de Santa Catalina. Lucas José Malillos comparte una mañana de pesca con varios vecinos de Andavías: Fabriciano, Pedro, Miguel «terrible», Julio y Ramón. El cielo plomizo anuncia la inminente tormenta. Comienza a llover y Lucas José deja la caña tirada «al plomo» en el embalse y corre a resguardarse en el coche de sus amigos. Abre el paraguas y, de repente, un «fogonazo» lo deja tirado en el suelo sin poder moverse. Han pasado veinte años desde que aquel rayo se cruzó en su plácida mañana de pesca. Y lejos de arrebatarle la vida entonces, parece que aquella descarga de energía lo ha hecho más longevo.

A sus 87 años, Lucas José Malillos continúa con sus hábitos cotidianos, la pesca entre ellos. Con la sabiduría que da la distancia, el «hombre escudo» de Andavías asegura que «como me había pasado lo del hijo (falleció en un accidente de tráfico en Moralina), el divino señor dijo: "Voy a dejar que viva unos años más"». Veinte años después, sigue pensando que aquello fue «un milagro» porque «solo hay que ver cómo quedan hechas trizas las encinas cuando les cae un rayo». Aquella jornada de santa Catalina «no era el día, sino me hubiera "cepillao"», reflexiona.

Y no es el único que lo piensa. El enfermero que lo atendió en primera instancia dejó claro entonces que Malillos «presentaba diversas quemaduras por el cuerpo y la extrañeza es que no haya fallecido». El sanitario advertía que las quemaduras fueron «de primer grado y no tiene ninguna de grado superior. Ha sido una cosa de muchísima suerte porque debió de ser una descarga terrible». La ropa hecha trizas, las botas destrozadas, quemaduras superficiales y el oído derecho algo afectado. Eso fue todo.

Hoy, este vecino de Andavías recuerda lo que ocurrió aquella mañana como si hubiera ocurrido una semana atrás. En grupo, habían acudido más allá del puente de Palacios del Pan a pescar. Su experiencia como pastor le decía que «venía un tormentón». Advertido, Lucas José había tomado un paraguas marrón para guarecerse, paraguas que todavía hoy conserva en casa. «Ahí lo tengo, aunque no creas que le echo mucho mano». Parece evidente que las varillas metálicas condujeron la electricidad hacia la parte derecha de su cuerpo, se deslizó por la ingle y tomó sus piernas. Aunque todavía hoy también sigue conservando las dudas: «¿Cómo puede ser que al paraguas no le pasara nada?», se pregunta.

Aquel «fogonazo» que ni vio ni sintió lo dejo en el suelo: «No me dejó llegar al coche». Malillos sabía que «cuando el trueno suena el daño ya está hecho». En efecto, no podía levantarse. Al ver que tardaba, sus compañeros de expedición fueron a buscarlo. Y se asustaron más que el propio afectado. «Yo era el más valiente, los demás estaban atemorizados», recuerda.

Sus amigos lo llevaron al coche mientras Lucas José intentaba mover las piernas. «Las tenía dormidas, llenas de electricidad, no me funcionaban», explica. De allí, rápidamente a casa donde su mujer, Clara Carretera, le quitó la ropa y lo lavo. Un día después, Clara exhibía la ropa, literalmente destrozada, junto a las botas. «Hasta la goma me las hizo cisco», precisa el «hombre escudo».

Con todo, dos décadas después, Lucas José recuerda el suceso sin temor, con absoluta normalidad. Un rayo que no le impide salir a pescar tampoco estos días de calor en Andavías. Hay pocas probabilidades de que le caiga un segundo rayo encima, pero si eso ocurre «habría que aguantarlo, ¿qué le vamos a hacer?».

Un «tormentón» que «se veía venir

Era 29 de abril de 1993, día de Santa Catalina, cuando Lucas José Malillos salió de pesca al embalse con otros amigos de Andavías. Cuando comenzó a llover, el pastor abrió el paraguas y se cubrió como pudo. A los pocos segundos, caía fulminado al suelo sin poder levantarse.

«Tenía las piernas llenas de electricidad»

Malillos probó a mover las piernas, pero «las tenía como dormidas, llenas de electricidad». Sus compañeros lo llevaron al coche y después a casa. Su mujer lo lavó y después, fue al hospital de Zamora. Los sanitarios pidieron hacerle fotografías para constatar el «milagro».

Las botas pudieron salvarlo

El primer sanitario que le atendió apuntó a las botas como posible «aislante», calzado que quedo «hecho cisco» como el resto de la ropa que Clara Carretera, su mujer, exhibió un día después del accidente a la cámara de este periódico. Todavía hoy Lucas José Malillos no se explica cómo sobrevivió, ni tampoco por qué aquel paraguas, que todavía conserva, no sufrió un rasguño.

Edición Local

Una joven de 20 años resulta herida al recibir una descarga eléctrica cuando se hacía una foto en la estación de Astorga

La mujer, natural de Zamora, se encontraba participando en las fiestas de la capital maragata

Luciano Huerga pide más apoyo de las administraciones a Femag

Luciano Huerga pide más apoyo de las administraciones a Femag

La feria de maquinaria agrícola y productos de la tierra estará abierta hasta mañana

La venta de libros de texto cae un 50% por la competencia de los colegios privados

La venta de libros de texto cae un 50% por la competencia de los colegios privados

Los establecimientos consideran que "los centros deben enseñar, no hacer negocio" l Los padres...

´Los precios son una auténtica sangría para las familias´

Los establecimientos consideran que "los centros deben enseñar, no hacer negocio"

La avenida Carlos Pinilla sigue en el aire pese a que fue nominada en la democracia

La avenida Carlos Pinilla sigue en el aire pese a que fue nominada en la democracia

El Ayuntamiento mantiene el rótulo del prócer franquista entre las vías investigadas en el...

El PP teme que ´la grúa empiece a funcionar como un tiro, por negocio´

El PP teme que ´la grúa empiece a funcionar como un tiro, por negocio´

Prada advierte que los 15 millones de euros del nuevo contrato "saldrán del bolsillo de todos los...

Las 400 familias afectadas por los ruidos del AVE, a la espera de un informe de ADIF

Las 400 familias afectadas por los ruidos del AVE, a la espera de un informe de ADIF

La Subdelegación solicita documentación actualizada sobre el estado de las obras y sus retrasos

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine