Situación de las infraestructuras ferroviarias  

Comienza la construcción de la estructura de los nuevos andenes de la estación

Las máquinas ultiman los trabajos para la colocación de los armazones de las nuevas marquesinas, que sustituirán a las de la vieja terminal

 10:11  
Comienza la construcción de la estructura de los nuevos andenes de la estación
Comienza la construcción de la estructura de los nuevos andenes de la estación Foto Emilio Fraile
 MULTIMEDIA

CARLOS GIL
La reconstrucción de la estación de ferrocarril de Zamora empieza a hacerse claramente visible con la colocación de las armaduras que sustentarán las nuevas marquesinas, que sustituirán a las demolidas durante el comienzo de los trabajos de remodelación del simbólico espacio ferroviario. Las obras en la estación de Zamora siempre han tenido un ritmo alto, y sobre todo sostenido, aunque hasta ahora eran sobre todo visibles los trabajos destructivos más que de construcción.

La empresa que ejecuta las obras por encargo de Adif se ha centrado en estos meses en abrir un gran agujero con el fin de colocar las albardillas de afirmado sobre lo que fue el antiguo cauce del río Valderaduey. También, un poco más adelante, hacia la cuesta del Bolón, se aprecia como sigue la rebaja del nivel del terreno, con el fin de dejar el espacio suficiente en los túneles, tanto del Bolón como de Valorio que permita el paso de la catenaria para los trenes de alta velocidad. No harán falta nuevos túneles, pero sí rebajar un poco el nivel del suelo de los existentes para proporcionar un gálibo mayor que permita el paso de los trenes de alta velocidad (ahora mismo los convoyes que circulan por Zamora lo hacen con tracción diesel y por tanto sin corriente eléctrica).

Lo más llamativo de las obras que se llevan a cabo en la estación de Zamora, sin embargo, está en las estructuras de las nuevas marquesinas. De momento se están colocando los perfiles metálicos en dos líneas, en una disposición similar a la existente con la antigua estación convencional. Sí cambia la que se encuentra más pegada al edificio de viajeros. La vieja «visera», que se sustentaba sobre una estructura camuflada en la arquitectura de la fachada secundaria de la estación se eliminó por completo, y ahora está siendo sustituida por otra marquesina que estará justo junto a la fachada, pero no pegada a ella.

También otros trabajos en el tramo de Zamora capital marchan a buen ritmo. Por ejemplo, el paso elevado que permitirá salvar las vías del AVE a la altura del barrio de Las Llamas. El paso a nivel que existe en la actualidad desaparecerá con la llegada de la alta velocidad, por lo que se ha habilitado en la zona un paso superior para vehículos y peatones. La estructura de este paso está prácticamente terminada, si bien falta todavía por ejecutar los accesos a este puente. El otro punto previsto para permeabilizar la línea, situado junto al silo, en la zona del Centro Comercial Valderaduey, marcha a un ritmo más lento, y todavía apenas se aprecian estructuras. Además el proyecto contempla una pasarela peatonal desde la misma estación hasta la zona del convento de monjas clarisas.

Un poco más adelante, en el puente de la autovía a la altura del Centro Comercial Vista Alegre, se ha practicado una variante de apenas unos cientos de metros para hacer que el ferrocarril convencional, que pasaba por el vano derecho lo haga ahora por el izquierdo. La razón es que el trazado de la plataforma del AVE confluye precisamente por donde pasa la vía convencional, pero no caben ambas por el mismo hueco. El resultado es una curiosa curva del ferrocarril convencional que en apenas 400 metros vuelve a recuperar su trazado original.

La situación de la estación de alta velocidad en el mismo sitio que estaba la convencional presenta ventajas e inconvenientes. Entre las primeras, una mejor accesibilidad para los pasajeros y la posibilidad de que se convierta en un elemento dinamizador de esa parte de la ciudad. Entre los inconvenientes, la ruptura de la trama urbana que supone el paso de trenes a más de 200 kilómetros hora, y que por razones obvias será impermeable salvo por los pasos autorizados, y la afectación de zonas como el bosque de Valorio con un importante valor medio ambiental y de esparcimiento ciudadano.

La entrada de la alta velocidad ferroviaria hasta la estación del centro de la ciudad obliga a habilitar estructuras que permitan permeabilizar la línea. En la zona de Las Llamas desaparecerá el actual paso a nivel, sustituido por otro superior, cuyas obras están ya muy avanzadas.

El paso de las vías del ferrocarril bajo la autovía, en la zona de Vista Alegre, ha obligado a desviar la línea convencional con el fin de permitir el paso del AVE por uno de los huecos disponibles.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine