Desaparecen varias tapas de alcantarilla en el barrio de Olivares

Agentes de la Policía Municipal han protegido los huecos con conos de plástico para evitar accidentes

 
Detalle de una de las alcantarillas sin tapa, protegida con un cono, en la calle Mediodía, del barrio de Olivares.
Detalle de una de las alcantarillas sin tapa, protegida con un cono, en la calle Mediodía, del barrio de Olivares. Foto Javier de la Fuente

B. B. G. La calle Mediodía, en el barrio de Olivares, ha aparecido estos días sin tapas en un buen número de las alcantarillas que hay junto a la acera de la calle empedrada junto al río Duero. La ausencia de estas tapas de hierro es visible a lo largo de toda la vía, desde la zona de las aceñas de Olivares hasta el inicio de la calle Caballeros, contigua a la de Mediodía.


Los vecinos del barrio se percataron en seguida de la ausencia de estas tapaderas, aunque desconocen las causas. Desde la asociación de vecinos de Olivares, su presidente, Christoph Strieder, recordó que estos sumideros no estaban «en muy buen estado» y que una de las causas que se barajan es que finalmente las tapaderas se hayan roto «al paso de algún camión o vehículo pesado por la zona durante estos días», dedujo el presidente de la asociación, quien añadió también su agradecimiento a la rápida actuación de los agentes de la Policía Municipal, que han protegido los huecos dejados por las tapaderas con conos fluorescentes para evitar cualquier posible accidente.


Y es que la calle Mediodía es una zona muy transitada diariamente no solo por vehículos o vecinos del barrio, sino que también es habitual ver transitar por esa vía a numerosos deportistas, ya sea corriendo o en bicicleta, o personas paseando, debido a su ubicación junto al río, lo que la hace especialmente agradable para caminar. Por ese motivo, es más peligroso que haya estos huecos provocados en la calle, donde cualquier viandante o ciclista pueda tropezar y tener un accidente.


Desde el Ayuntamiento de Zamora, el concejal de Protección Ciudadana y Recursos Humanos, Jesús Alonso, tampoco ha sabido concretar las causas de la ausencia de estas tapaderas, sin descartar la posibilidad de que estas piezas hayan podido ser robadas en los últimos días o que simplemente se deba a una gamberrada.


De tratarse de la segunda posibilidad, no sería la primera vez que los vándalos roban tapaderas de alcantarilla en la capital. Hace un año, un buen número de sumideros de las calles del casco viejo aparecieron sin sus cubiertas y un vehículo sufrió un accidente al colar una de sus ruedas en el hueco dejado por la ausencia de rejilla, en la calle de las Damas. Las tapaderas también habían desaparecido de la plaza Viriato y de la zona de Santa María La Nueva. En ese caso concreto, el dueño del vehículo tuvo que avisar a la grúa para retirar su coche y arreglarlo en el taller y también se supo que un siniestro similar se había producido en el barrio de Los Bloques.


Pero no solo los vehículos han tenido problemas con este tipo de gamberradas y más de un viandante ha tenido que lamentar un percance al pasear por la calle y meter un pie en alguno de los huecos dejados por las tapas de alcantarilla.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine