Zamora, designada por la Junta para vigilar la venta de billetes de avión por Internet

La sección de Consumo ha abierto expediente a 15 páginas web de puericultura y en 2013 controlará también el alquiler de vehículos

 11:30  

CARLOS GIL La sección de Consumo dependiente del servicio territorial de Industria de la Junta en Zamora tiene encomendada para la próximo año, 2013, la vigilancia de las páginas web de venta de billetes de avión y el alquiler de vehículos por Internet, para comprobar si cumplen la normativa vigente en materia de defensa de los derechos del consumidor. Así lo aseguró ayer la jefa de servicio, Leticia García Sánchez, quien explicó que lo largo de este año Consumo de Zamora ha tenido encomendada las páginas referentes a productos de puericultura, y de ahí el caso publicado ayer por este diario que ha dado lugar a una propuesta de sanción de 1.500 euros a una tienda de Bilbao, en cuya página web se han apreciado irregularidades.
Desde luego a los inspectores de Consumo de Zamora les espera un arduo trabajo con las compañías aéreas, uno de los sectores que más protestas de los consumidores acumula debido a que en muchas ocasiones resulta prácticamente imposible reclamar. García explica que la actuación de la sección de Consumo de Zamora se enmarca en unas «campañas procotolizadas por la Dirección General de Comercio y Consumo, desde donde se marcan unas directrices sobre qué vamos a inspeccionar en la venta on line. Se decide el campo que toca a nuestra provincia y se inspeccionan páginas aleatoriamente de todo el territorio nacional, todas las comunidades. Podemos inspeccionarlas porque cualquier persona que vende on line ya está vendiendo en nuestro territorio». Poniendo como ejemplo el caso de la tienda de Bilbao «no es que nosotros hayamos ido a poner una multa en Bilbao, sino que la tienda de Bilbao viene aquí a vender, porque vende a todo el territorio nacional». El objetivo, explica Leticia García es que los consumidores «compren con unas garantías. En la campaña de 2012 nos hemos centrado en los productos de puericultura».
De hecho, han sido 15 las páginas web en las que se han detectado deficiencias, de las cuales diez casos han terminado en sanción y el resto están en tramitación o se han cerrado sin ningún tipo de multa. Las sanciones ascienden, por regla general, a cantidades que oscilan entre los 1.500 y los 2.000 euros. «Nosotros analizamos la seguridad productos destinados a los niños», explica la jefa de servicio. Por ejemplo, la venta por internet de los populares collares de color ámbar que teóricamente sirven para eliminar el dolor de dientes de los bebés. Y también se analizan si las páginas cumplen con la normativa contractual de las ventas a distancias. «Hay que ver aspectos como los plazos de validez de las ofertas, los precios y un sin fin de aspectos que el consumidor no aprecia en un primer vistazo pero que son importantes en un momento determinado».
Admite que se puede dar el supuesto de que una misma web pueda ser sancionada por servicios de Consumo de diferentes comunidades autónomas, aunque «que sepamos, nunca se ha dado el caso».

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine