EN DIRECTO:

La madre de un posible bebé robado pide a la matrona «que cuente la verdad, lo que sabe»

Benicia Rodríguez reitera ante el juez que el parto fue normal y que nadie les habló de complicaciones ni vio al niño muerto

 11:36  
La madre de un posible bebé robado pide a la matrona «que cuente la verdad, lo que sabe»
La madre de un posible bebé robado pide a la matrona «que cuente la verdad, lo que sabe» 

SUSANA ARIZAGA «Todos los días le recuerdo. Sé que es dificilísimo encontrarle, pero la esperanza no se pierde». Y Benicia Rodríguez la tiene puesta en la matrona que asistió a su parto doble, del que le aseguraron que solo había sobrevivido uno de los niños, aunque ella sospecha que el otro pudo ser robado para darlo en adopción. «Que ella „la matrona„ cuente todo lo que sabe, que diga la verdad de lo que pasó, esa sería la esperanza». La testigo, enfermera del Hospital Provincial el 12 de mayo de 1977 cuando Benicia dio a luz a sus dos únicos hijos, tiene ahora 94 años y reside en Madrid aunque tiene familia en la capital zamorana, según las averiguaciones efectuadas por los Blanco Rodríguez desde que decidieran denunciar el caso del posible robo en el juzgado. La avanzada edad de la sanitaria, M.P.M.V., que estaba ayer llamada a declarar en Zamora, pero no se personó, le impedirá tener problemas con la justicia si se hubiera hecho desaparecer al neonato que se dio por muerto al nacer y ella conociera algún dato al respecto que hubiera callado durante estos 35 años. Benicia, que dijo haber pasado «un mal rato porque una cosa es contarlo y otra ser parte interesada...», reiteró, durante su declaración ante el juez que investiga el posible rapto de su hijo; que ni su esposo ni ella vieron al pequeño sin vida, nadie abrió la cajita de zapatos en la que supuestamente se encontraba el cadáver del neonato; y que su marido ni siquiera firmó en el certificado de defunción. Para tal menester estuvo un conserje ya fallecido. Tampoco nadie les advirtió al nacer de que el pequeño pudiera tener algún tipo de enfermedad o que se hubiera producido complicación alguna que hubiera puesto la vida del niño en peligro.
La mujer, arropada por su esposo y su abogado, contó que tuvo un parto normal, que supo que daría a luz dos niños en el mismo Hospital y que fue asistida por la matrona en presencia de una monja, sor Dolores, ya muerta, pero sin que hubiera ningún médico. No obstante, el doctor aparece en el certificado de fallecimiento, fechado dos días después del alumbramiento y en el que se alude a problemas con el cordón umbilical del bebé. El documento está rubricado por el ginecólogo Pedro Almendral, al que la mujer dice que no vio.
Benicia contó cómo en el Hospital instaron a su marido a despreocuparse del entierro del neonato porque disponían de medios para trasladarle al cementerio de San Atilano. El matrimonio ha aportado una factura de 250 pesetas de un taxista que dice no recordar ese viaje, así como la documentación que acredita que en el Cementerio no se enterró a ningún recién nacido entre el 24 de abril de 1976 y el 15 de junio de 1977.
Coordinadora X-24
La familia Blanco Rodríguez pertenece a la Coordinadora X-24, formada el 16 de junio como agrupación mayoritaria de 22 asociaciones de víctimas por el robo de niños y de la Federación constituida el domingo en el II Encuentro Estatal celebrado en Madrid. «Se trata de la mayor entidad jurídica que representa a la inmensa mayoría de las víctimas por las desapariciones forzadas infantiles durante el franquismo y hasta bien entrada la democracia, así como a los adoptados que buscan a sus familiares biológicos», indican. La Federación es la interlocutora ante las administraciones españolas y ante las Agencias Internacionales.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine