Una cuota de mercado menguante que en Zamora aún suma un 30%

La caja quiere evitar la alarma en su plantilla, pero Europa podría imponer el despido de hasta 1.400 trabajadores

 01:27  

D. G. T. Caja España -Duero, nacida hace tres años después de la fusión de ambas sucursales, llegó a acumular prácticamente la mitad de la cuota de mercado en relación con el resto de entidades que operan en Zamora. Los datos de hoy en día hablan de una cuota de mercado que estaría cercana al 30%, lo que supone una gran caída con respecto a los datos de hace tres años en beneficio de los bancos privados y las cooperativas de crédito. Llegó a rozar, en sus mejores tiempos, el 50% contabilizando entre sus depósitos buena parte de los pertenecientes a las administraciones públicas zamoranas.


Caja España nació de la integración, entre otras, de Caja Zamora. La entidad de ahorros provincial, se fundó 25 años antes de la aparición de Caja España en 1990, contabilizaba unos depósitos de 48.000 millones de pesetas. Además, la desaparición de Caja Zamora se tradujo en traslados de empleados a otras oficinas de la comunidad. Fuentes sindicales creen que las directrices de Bruselas podrían implicar el despido de hasta el 40% de la plantilla, más de 1.400 trabajadores.


El número de oficinas bancarias también ha caído. La provincia cuenta actualmente con 226 oficinas, según el Banco de España. El proceso de cierre de sucursales bancarias se agudizó en 2010, tras la fusión de ambas cajas, que supuso el cierre de una veintena de delegaciones en lo que fue un proceso de reestructuración. Una docena de entidades de Caja Duero se integraron en Caja España, lo que también conllevó traslado de personal y un buen número de prejubilaciones.


Los trabajadores y clientes de Caja España-Duero en Zamora acudieron ayer a las oficinas de la sucursal con tranquilidad después de anunciarse que el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) intervendrá en la entidad. Fuentes internas de Caja España declararon a este diario que los movimientos actuales «no afectan a los clientes».


Ayer mismo se remitió una carta a nivel interno a todos los trabajadores de la sucursal en la que la dirección les intentó «tranquilizar». Desde Caja España-Duero indican que «hemos transmitido que todo debe de seguir normal y mantener el operativo habitual, porque no pasará nada ni con los depósitos de los clientes ni con la gente que tenga créditos con nosotros».


La dirección del banco Ceiss también comunicó a la plantilla que el proceso de fusión con Unicaja «sigue vigente» tras conocerse la nueva inyección de liquidez que se producirá por parte del FROB. En este sentido, el banco quiso «despejar las dudas» que puedan surgir en la plantilla.


Antonio Marín, un cliente de la caja que se encontraba en la oficina de la calle de Santa Clara, apuntaba que «de momento, tranquilidad». Lo cierto es que, según los testimonios recabados, el precedente de lo que sucedió con Bankia ha dotado de cierta seguridad a los zamoranos.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine