EN DIRECTO

30 ingenieros zamoranos, dispuestos a irse a Chile en busca de una salida laboral

El «Proyecto Puente», organizado por Inzamac, reúne a decenas de titulados para explicarles las oportunidades y los riesgos del país sudamericano

 09:32  
Los asistentes al «Proyecto Puente» en una de las charlas, ayer en Inzamac.
Los asistentes al «Proyecto Puente» en una de las charlas, ayer en Inzamac.   Foto Javier de la Fuente

DIEGO G. TABACO
Más de treinta ingenieros de la provincia, actualmente en paro, y de entre 25 y 40 años, se reunieron en la empresa zamorana Inzamac para analizar las oportunidades de emigrar a Chile en busca de un empleo que no consiguen en España. Muchos se plantean esta medida «drástica» ante la «desesperación de ver que aquí es imposible», según apuntaban algunos de los asistentes al acto.

Berenice Rodríguez, socióloga y responsable de la consultoría social de la empresa, apunta que estas iniciativas son importantes ahora, ya que mucha gente se plantea dejar el país, «para que no vayan con los ojos ciegos y sepan a lo que se van a enfrentar». Los asistentes valoraron positivamente la iniciativa porque «arroja un poco de luz» sobre un terreno «muy desconocido». «Mucha gente ahora se está marchando y al llegar se encuentran perdidos», apuntaba la socióloga, «porque no se adaptan y desconocen los cauces para buscar empleo».

Una de las mayores dificultades que los emigrantes que decidan dar este importante paso se van a encontrar es que «en Chile los títulos españoles no sirven», como apuntan desde la empresa organizadora de la charla de ayer. Por tanto, es «primordial» saber por donde hay que moverse. «Una de las cosas más importantes es estar en todas las redes sociales que tengan un perfil más laboral, y también conocer el funcionamiento de las cámaras de comercio que hay allí, que funcionan muy bien», apuntan los especialistas. También es importante ir con una cierta seguridad de que se va a conseguir un trabajo. «Las entrevistas en un primer momento pueden ser por Skype (a través de Internet) pero luego hay que desplazarse, y hay que tener claras las oportunidades porque el precio de un billete a Chile oscila entre 1.500 y 2.000 euros».

Los asistentes apuntaban que uno de los mayores contras que encuentran a esta salida laboral hacia el extranjero son los salarios. Desde la empresa apuntan que el salario tipo de un ingeniero en el país latinoamericano oscila entre «los 1.200 y los 1.400 euros». Aunque «en España está muy bien, si tienes que ir a un país extranjero, destinar 700 euros a la hipoteca y no puedes generar ningún ahorro...».

Aunque el número de emigrantes, sobre todo ingenieros, que marchan a países del cono sur, en los que están construyendo actualmente obras públicas y hay más salida laboral, sigue en aumento, desde la empresa apuntan que todavía no se puede hablar de «migración masiva» aunque sí «de fuga de talentos». «Todavía hay gente que cobra el paro o una de las dos partes de la casa está trabajando. El problema vendrá sí los dos se quedan en paro», apuntaba Berenice Rodríguez, que prevé «un aumento del número de emigrantes».

Los asistentes a la reunión tenían claro que, en una situación económica como esta, «renovarse o morir». La socióloga de la empresa apuntaba que uno de los grandes problemas de la crisis es que hay «una gran cantidad de personas sobradamente preparadas que están en casa esperando a que les llamen para trabajar. Y no les van a llamar porque no hay trabajo». Por ello, la recomendación que hacen desde la empresa es «plantearse nuevas metas. Ir donde haya trabajo con la idea de aprender y, cuando la situación mejore, volver a España reforzados y con ideas nuevas. Hay que buscar salidas a esta situación y una de ellas puede estar en Chile».

Desde Inzamac apuntan que es necesario «un cambio de mentalidad» a la hora de emprender un viaje de estas características. Por ejemplo, «el ritmo de vida allí es mucho más lento, los horarios son diferentes, los trabajos también. Es una zona sísmica, y hay que ir con la mentalidad de que allí hay un terremoto de una magnitud considerable cada pocas semanas». En resumen, «aunque se trate de un país en el que también se habla español, hay que ir con la idea de que estas a 14 horas de avión de lo que ha sido tu vida hasta ahora».

En resumen, desde Inzamac «animan» a todos los que se hayan planteado una salida como esta «a llevarla a cabo», pero «hay que ser conscientes de que es necesario un periodo de adaptación en todos los sentidos», que puede ser «muy duro» si no existe una idea muy firme de qué es lo que se va a hacer. «Queremos endulzar un poco este camino tan traumático, que nadie tomaría si la situación aquí fuera mejor», apuntaba Berenice Rodríguez.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine