La baja rentabilidad hace peligrar los dos trenes regionales que cruzan la provincia

Las líneas que unen Orense y Valladolid con Puebla generan un déficit anual de más de tres millones l Fomento busca alternativas si las cierra

 09:32  

JOSÉ MARÍA SADIA
Un coste desorbitado por viajero hace peligrar las líneas de tren convencionales que atraviesan la provincia. Los números no dejan lugar a dudas: para que unos 50.000 viajeros utilicen los servicios ferroviarios Valladolid, Puebla de Sanabria y Ourense, Renfe tiene que dejarse por el camino unos tres millones de euros. Lo dice el informe que la sociedad estatal Ineco ha elaborado semanas atrás, y del que se han ido conociendo poco a poco los principales guarismos. Atendiendo al nivel de aprovechamiento de los trenes que pisan suelo zamorano, que no supera el 10%, el Gobierno buscará alianzas económicas con la Junta de Castilla y León o bien procederá al cierre del servicio y procurará transportes alternativos.

Los cálculos están dentro del llamado «Plan de racionalización de servicios ferroviarios de media distancia convencional», una pata más de los recortes que el Gobierno central está llevando a cabo para enderezar la maltrecha situación económica del país. A primeros de año, conoceremos un nuevo mapa ferroviario en estos servicios de carácter regional, que quedará claramente mermado.

El problema zamorano no es una isla en la región, más bien todo lo contrario. Según los datos del estudio que ha publicado El Mundo, la ocupación media de estos servicios no supera siquiera el 18%. En la información se apunta que, además de los criterios económicos, pesarán otros como la rentabilidad social o el hipotético aislamiento que produciría la desaparición de los servicios menos rentables.

En cuanto a las líneas zamoranas, el informe recoge las dos de media distancia que cruzan la provincia. La que se encuentra en peor situación es la que une Puebla de Sanabria con Ourense, que cuenta con 9.000 viajeros al año, lo que supone un aprovechamiento del 4,2%. Esto es, un coste de 1,27 millones de euros a lo largo del año y un déficit de 1,24 millones.

La otra línea regional es la que une Valladolid y Puebla de Sanabria, que con unos 39.000 viajeros anuales supera por poco el nivel de aprovechamiento del 10% del servicio. El coste de este tren roza los dos millones de euros anuales y el cobro de billetes solo rebaja el déficit de la línea a 1,77 millones de euros.

Estas dos líneas se encuadran en los 34 servicios que presta Renfe en las 15 líneas con paradas en la comunidad, 22 en la red intercomunitaria y 12 en el interior de Castilla y León, que en el pasado ejercicio arrojaron un déficit cercano a los 50 millones de euros.

Y es que los ingresos que genera el tren -con una red escasamente competitiva, despoblada y con el fantasma detrás de servicios como el de autobús- se quedan muy lejos de hacer rentables las líneas ferroviarias. Solo los trenes que unen Salamanca con Zaragoza o Madrid superan el 50% del nivel de explotación, muy lejos del 4% de la conexión actual entre Puebla de Sanabria y Galicia.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine