Inspecciones policiales controlarán que los locales respeten su aforo en Nochevieja

Ningún pub o discoteca de la capital tiene vigilante de seguridad pese a que es obligatorio en inmuebles con capacidad para más de 500 personas

 09:33  
Uno de los cotillones celebrados en años anteriores en un local de la capital.
Uno de los cotillones celebrados en años anteriores en un local de la capital.  Foto L. O. Z.
 NOTICIAS RELACIONADAS

T. S.
Inspecciones policiales supervisarán la próxima Nochevieja que todos los locales, pubs y discotecas de la capital respeten su aforo máximo permitido para evitar tragedias como la ocurrida la noche de Halloween en el Madrid Arena. No obstante, el concejal de Policía en el Ayuntamiento de Zamora, Jesús Alonso, puntualiza que estos controles «se hacen todo el año con cierta regularidad para que la gente pueda disfrutar de la noche pero en las condiciones adecuadas de seguridad». Lo mismo ocurre con los controles de la celebración del botellón en la vía pública, «que se vigilan durante todo el año, de ahí que más de uno haya quedado ya disuelto a raíz de ese control», explica el concejal del Partido Popular, quien insiste en la «cooperación entre Policía Municipal y Nacional para garantizar la seguridad ciudadana».

En lo que se refiere al aforo, la Ley es muy clara al respecto. A partir de un aforo de 500 personas, se precisa la presencia de dos vigilantes de seguridad, tres en caso de que sea de 750 personas, y un vigilante más por cada fracción de mil personas. Sin embargo, en la práctica, ningún local de Zamora con capacidad para medio millar de personas cuenta con vigilancia de seguridad. Sí disponen, en su defecto, de la figura del portero de discoteca, si bien ninguno de ellos recibe ningún tipo de formación para cumplir su función ni cuenta con ningún carnet que acredite algún tipo de habilidad especial. Tanto es así que la mayoría de los porteros que trabajan en la noche «no tiene conocimientos ni de primeros auxilios», explica un joven que ha desempeñado estas labores en Zamora y otras ciudades anejas a la capital. Contratar a un portero es más barato que dar trabajo a un agente de seguridad a través de una empresa dedicada a este fin, ya que un portero cobra entre 60 y 100 por cuatro horas, con baremos que oscilan en función de la demanda y la oferta de empresario y trabajador. Un vigilante de seguridad puede llegar a cobrar el doble que el portero que de manera tradicional se ubica a las puertas del local.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine