La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia deficiencias en el garaje de Tráfico

La organización exige una nave nueva que evite el gasto de 230.000 euros en remodelar las actuales dependencias, demasiado pequeñas y con ratas

 09:28  
Una rata se aloja en un frontal del vehículo de la Guardia Civil de Tráfico en el garaje de la carretera de Villalpando.
Una rata se aloja en un frontal del vehículo de la Guardia Civil de Tráfico en el garaje de la carretera de Villalpando.  Foto L. O. Z.
 MULTIMEDIA
 NOTICIAS RELACIONADAS

Las escasas dimensiones del actual garaje de la Jefatura de Tráfico de la Guardia Civil que «impiden estacionar con la normal holgura», el poco espacio en la zona de vestuarios, «sin taquillas suficientes para los 47 agentes y con solo dos urinarios», y la falta de salubridad, con «presencia constante de ratas», son algunas de las razones expuestas por la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) para exigir «la construcción de una nave». Estas deficiencias son más que suficientes para que los responsables de la organización se opongan al proyecto de remodelación que está previsto. «No queremos parches, con ese dinero, 230.000 euros, y la venta del garaje actual se levanta una nave» con la superficie y las condiciones adecuadas para cubrir las necesidades del servicio, afirman.

SUSANA ARIZAGA
La continua presencia de ratas, un espacio demasiado reducido para albergar el actual parque móvil y para cubrir las necesidades de vestuario de los 47 efectivos de la plantilla del sector de Tráfico de la Guardia Civil de Zamora constituyen argumentos más que suficientes para exigir la construcción de una nave que cumpla con las normas de salubridad y dimensiones adecuadas. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Zamora denuncia así el mal estado de las instalaciones ubicadas en la carretera de Villalpando, en el número 26, donde las campañas de desratización se reducen a que «se colocan algunas bolsas de veneno y ya está», declaran el delegado de la organización, Valentín Blanco, y el secretario jurídico, Ángel Gonzalo Nieto.

La Asociación exige, a la vista de la precaria situación, nuevas infraestructuras en las que invertir los 230.000 euros consignados en los presupuestos del Estado con destino a remodelar las actuales dependencias. «Esa reforma no cubriría las necesidades porque el garaje actual se compró hace 30 años, cuando se disponía de menos vehículos y menos personal», explican Valentín Blanco y Ángel Gonzalo Nieto.

El proyecto oficial, que contempla el desdoblamiento del garaje actual para poder construir oficinas en la parte de arriba, además de adecuar los vestuarios y crear un almacén, espera desde 2004 su ejecución, que se presenta ahora insuficiente, denuncia la AUGC, porque «sería un parche y no queremos eso. Con ese dinero podrían construir una nave en algún punto de la periferia, como el polígono de La Hiniesta, con cámaras de seguridad». Aunque desde la Dirección General de la Guardia Civil se les ha indicado el problema que supondría derivar ese dinero a un proyecto diferente al previsto, que pondría en riesgo la percepción de los 230.000 euros, y el gasto adicional que supondría levantar un inmueble de nueva planta, los representantes de estos funcionarios proponen que se realicen gestiones que permitan una nueva inversión.

En cuanto al dinero que se precisaría para llevar a cabo la nueva construcción, Blanco y Gonzalo apuntan a la venta del actual garaje para completar el presupuesto con destino a la adquisición de una parcela en La Hiniesta y la ejecución de la obra. La instalación del garaje en el polígono industrial están convencidos de que tendría una buena acogida por parte de los empresarios allí instalados, dado que se le dotaría de cámaras de seguridad y que se trata de dependencias de la Guardia Civil.

Por otro lado, las condiciones de habitabilidad del actual inmueble, en el que se incumple la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, son claramente insuficientes y no mejorarían, en opinión de los representantes de AUGC, con la intervención que se prevé, puesto que el espacio es demasiado reducido para crear un número de vestuarios suficientes para los 47 guardias. La superficie es tan limitada que «hay cuatro sillas y una mesa para todos» y, lo que es más preocupante, «no hay sitio para estacionar adecuadamente todos los vehículos» con que cuanta la Jefatura de Tráfico, que en la actualidad tienen que aparcarse aprovechando los huecos. El extractor de humos «es insuficiente, los compañeros se están cambiando de ropa tiene que soportar los humos». Las «continuas quejas» de los vecinos del inmueble en cuyos bajos está instalado el garaje por «los ruidos» es otro de los inconvenientes para mantener el proyecto de la Dirección General. No solo «provocan molestias la apertura de las puertas», sino «los trabajos del pequeño taller de reparaciones», en el que se hace el mantenimiento básico de vehículos.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine