ÚLTIMA HORA

El Regimiento pasa revista

Antonio García profundiza en la historia de la guarnición militar vinculada a Zamora durante más de 80 años

 09:20  
El Regimiento pasa revista
El Regimiento pasa revista 

N. S. El Regimiento de Toledo «se instaló en Zamora por unas reformas organizativas que hubo en 1903. Llegó mermado porque cinco años antes había intervenido en la Guerra de Cuba a través de un batallón expedicionario. En sus inicios compartió el cuartel viejo con unidades de caballería del Farnesio», indica Antonio García Moya, quien ha profundizado en la historia de la agrupación en un libro titulado «Regimiento de infantería de Toledo "El Profetizado», publicado por el Instituto de Estudios Zamoranos «Florián de Ocampo».
La guarnición nació en 1661 con motivo de la campaña de recuperación de Portugal. «Surgió como tercio para cambiar su denominación por la de regimiento con la llegada de los Borbones», concreta.
El Regimiento de Toledo se denominó desde 1663 «El profetizado». «En la primera campaña organizada por Felipe IV para recuperar Portugal, en la ciudad Évora al maestro de campo le dijo un monje que existía una leyenda según la cual los españoles que entrarían en Portugal conquistarían Évora y al cabo de tres días tendría que irse. Finalmente las fuerzas españolas tuvieron que abandonar el lugar una semana más tarde», detalla este hombre que alude a que el Regimiento estuvo asentado en muchas poblaciones, entre ellas Valladolid, hasta establecerse en esta ciudad de Zamora hasta 1987.
Durante el período de 84 años que estuvo vinculado a Zamora los momentos más importantes de la guarnición correspondieron a «la campaña de Marruecos de 1921 y 1927 o la Guerra Civil, tiempo en el que el Regimiento se sobredimensiona hasta contar con 28 batallones por las necesidades» al tiempo que alude a que dos batallones de este regimiento «participaron en 1741 en una de las batalla contra el almirante Vernon», ya que «en el siglo XVIII muchas unidades de infantería, entre ellas el Regimiento de Toledo, actuaban embarcadas en los buques de la armada como infantería de marina». «Se llegaba al combate navío contra navío», concreta.
Respecto al número de soldados que pudieron pasar por el regimiento asentado en Zamora. «No se puede conocer la cifra porque osciló mucho el número de batallones, que contaban entre 600 y 900 hombres», enfatiza.
Pioneros en la ayuda a la población
El estudioso, que estuvo destinado en el Regimiento de Toledo, también subraya que esta unidad fue pionera en la ayuda a la población civil. «Estos soldados cuando había alguna desgracia en la provincia intervenían» y cita que «los hombres estuvieron varias semanas ayudando y trabajando cuando se rompió la presa de Vega de Tera».
En su estudio, desarrollado a lo largo de cuatro años, ha descubierto algunos datos inexactos sobre la unidad. «En el siglo XIX el conde del Clonar hizo un trabajo global de la historia de los regimientos. Él situaba al de Toledo en la batalla de Almansa, en la Guerra de Sucesión, en las filas de Felipe V y analizando distintas publicaciones no aparece constancia de su presencia en esa batalla tan importante».
Además, Antonio García Moya ha completado «muchos nombres olvidados de los condecorados por el Regimiento de Toledo» y ha rastreado qué personas ilustres han pasado por las filas de la guarnición. «El filólogo Manuel Albar hizo el servicio militar en este regimiento en los 60», apunta este hombre, destinado en esta unidad hasta que se disolvió dentro de un plan de modernización del ejército. «La unidad desapareció, pero el nombre lo adquirió un batallón del Regimiento El Príncipe, de Valladolid», detalla este militar que hoy dará a conocer su libro a partir de las 20.15 horas en el salón de actos de la Biblioteca Pública del Estado.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine