EN DIRECTO

Las cofradías asumen que será un comisario quien dirija la Junta

Creen agotada ya la vía para encontrar un presidente y reclaman al Obispado «una implicación definitiva»

 10:49  

JOSÉ MARÍA SADIA No habrá un presidente al frente de la Junta pro Semana Santa elegido por los 80 miembros de la asamblea. Ni siquiera se celebrará esa última convocatoria extraordinaria que tiene el 15 de diciembre como fecha límite. No es palabra de ley, pero sí lo que tienen asumido la mayoría de las 16 cofradías que forman el órgano gestor, que afronta la mayor de sus crisis en las últimas décadas. Las hermandades dejarán que sea el Obispado quien nombre un comisario, una figura inédita prevista en los estatutos para situaciones extremas como la actual.
Esta impresión es generalizada después de que se hayan nombrado tres comisiones gestoras sucesivas „la última formada solo ya por dos de los cinco miembros reglamentarios„ y no hayan conseguido en cinco meses la elección de un presidente que reúna un amplio consenso y el visto bueno del propio Obispado.
Ante el bloqueo que vive el órgano heredero del impulsado por el alcalde Ursicino Álvarez en 1897, las hermandades dejarán que el Obispado nombre al citado comisario, aunque el desconocimiento sobre la naturaleza del candidato y sus funciones es absoluto. Coinciden, no obstante, varios presidentes en que el elegido reúna un cierto consenso y conozca de primera mano qué es y qué supone la Semana Santa.
Y no solo «dejarán hacer» al Obispado, sino que muchos reclaman ya al prelado Gregorio Martínez «una implicación definitiva» para solventar la actual crisis, una bola de nieve que ha ido engordando con los años.
El desesperado intento por investir a Chano Lorenzo como presidente en la caótica asamblea del pasado lunes es ya para muchos el último esfuerzo posible para zanjar la situación. Es más, existe la convicción entre los responsables semanasanteros de que una última reunión extraordinaria con voto secreto tampoco serviría para investir a un responsable con cierto futuro al frente del órgano mayor.
La situación de hartazgo entre muchos de los responsables es tal que ya se escuchan voces extremas que responsabilizan directamente al Obispado de las circunstancias actuales y comienzan a valorar una hipotética disolución del órgano, lastrado por su modo de funcionamiento actual y el gobierno que sobre él ejerce la institución eclesiástica.
«El Obispado debe coger ya el toro por los cuernos» es una de las aseveraciones que se escuchan cada día con mayor fuerza, sobre todo tras la deriva que tomó la última asamblea, en la que el vicario general, José Miguel Matías Sampedreo condujo la reunión sin dar margen alguno a los responsables de las cofradías para improvisar sobre la estricta redacción del estatuto que rige el órgano.
El «lamentable espectáculo» que está dando la Semana Santa, término pronunciado y reconocido por el propio vicario general, arrancó el pasado 22 de agosto, cuando las cofradías destituyeron al ex responsable José Francisco González Poza, que se dejó los apoyos por el camino tras llegar al órgano en diciembre de 2010. Del «quítate tú para ponerme yo» que hizo célebre González Poza, la situación ha pasado al «circo» aceptado por todos.
Más de cuatro meses de reuniones entre las hermandades supervisadas por la comisión gestora han fracasado en el intento de aplicar un nuevo modo de funcionamiento, pese a tener en el cajón un texto consensuado y terminado. A tres meses para la Pasión, ni estatuto, ni presidente.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine