Siete mil zamoranos son candidatos a los 300 empleos del nuevo plan de la Diputación

Los puestos se distribuirán entre «parados de familias sin prestación

 09:45  
Martínez Maíllo preside la reunión del Consejo del Diálogo Provincial.
Martínez Maíllo preside la reunión del Consejo del Diálogo Provincial. Foto Javier de la Fuente

JOSÉ MARÍA SADIA La dura realidad económica deja en la provincia unos 7.000 zamoranos en el paro y sin ningún tipo de ayuda en el núcleo familiar. Son los que peor lo tienen para salir adelante y, por lo tanto, objetivo «prioritario» del plan de empleo que madura la Diputación, y que ayer dio a conocer a la patronal y lo sindicatos en el marco del Consejo del Diálogo Social. El programa, que arrancará en enero, generará un máximo de 300 puestos gracias a la inversión de un millón de euros.

Mientras se ultiman las bases que la institución dirigirá a los ayuntamientos -serán las que se encarguen de la contratación- el citado consejo en el que también está CEOE-Cepyme y los sindicatos Comisiones Obreras y UGT sigue en la senda del «consenso» que rodea los presupuestos provinciales del próximo año. No hay voces discordantes en torno a los criterios de contratación. Serán «aquéllos en peor situación», desempleados «que no cobren ningún tipo de prestación en la unidad familiar», anunció el presidente Martínez Maíllo. El plan tratará de beneficiar «al mayor número de gente posible» con unas directrices que el consejo acordará en una próxima reunión. En todo caso y como es obvio, la iniciativa «no va a resolver el problema», sí «ayudar» y «dinamizar» el aspecto de la contratación, complementaria del plan que prepara la Junta de Castilla y León, del que aún se conocen pocos detalles.

A juicio de los sindicatos, el programa es más que necesario. Para José Carlos Carbajo (CC OO) sería aconsejable que «los grupos políticos tomen ejemplo en otros ámbitos para dar soluciones a los ciudadanos ante una situación muy crítica». La provincia está «muy necesitada» y «despoblada», recuerda Nieves García (UGT), quien deja claro que «la ciudadanía quiere consensos, incluso con los agentes sociales y económicos».

En la misma línea intervino ayer el nuevo presidente de la patronal, José María Esbec, quien valora que «todos estamos aunando fuerzas, porque tenemos un problema muy serio ante unos datos de paro que son demoledores», que ya rozan las 19.000 personas en la provincia.

Para el presidente Martínez Maíllo, la actuación «no es el Plan E» porque «es directo, vamos a saber a quién se contrata, cuánto tiempo y con qué importante porque los criterios los fija la institución».

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine