EN DIRECTO:

Casi cien familias recurren a ayudas de urgente necesidad para pagar sus pisos

Una inyección municipal de 73.000 euros ha permitido en lo que va de año que 114 vecinos salden hipotecas y compren libros o alimentos

 13:46  

TANIA SUTIL Más de un centenar de familias zamoranas con escasos recursos se ha beneficiado en lo que va de año de los casi 100.000 euros globales en ayudas de urgente necesidad tramitadas a través de los Centros de Acción Social (CEAS) del Ayuntamiento. Ocho de cada diez vecinos de la capital que recurren a estas subvenciones lo hacen para poder pagar el alquiler o la hipoteca de sus viviendas, con un límite de pago de cuatro mensualidades al año con posibilidad de optar a la ayuda de manera anual. Si 94 familias recibieron ayudas para vivienda y alojamiento en lo que va de año, 15 se acogieron a las subvenciones de urgente necesidad para la compra de productos de alimentación e higiene, mientras que 3 lo hicieron por motivos sanitarios, en la mayoría de los casos, para dentaduras. En este caso, los CEAS piden tres presupuestos y un informe médico que acredite la necesidad de ese arreglo.
Las personas que recurren a las ayudas de urgente necesidad son padres o madres de familia en paro cuyos ingresos están por debajo de los 1.200 euros en el caso de que se trate de familias de cuatro miembros. Los centros estipulan como límite el Salario Mínimo Interprofesional más un 25% más por cada integrante.
La realidad actual es muy diferente a la de años atrás, ya que se tratan de «familias normalizadas que se han quedado en el paro o han agotado el subsidio por desempleo y que con 500 euros tienen que pagar todos los gastos de una familia», explica Palmira Barroso, una de las trabajadoras sociales del CEAS Este. Aunque la edad media de estas personas oscila entre los 40 y 55 años, los casos que asesoran los empleados de los centros son tan variopintos como lo son las desgracias personales de cada historia. «Nos hemos encontrado con familias de cuatro miembros con todos los hijos en paro y que tienen que subsistir con los 500 euros de la renta garantizada del padre, ya mayor», apuntan.
Los trabajadores que de manera habitual se enfrentan a realidades sociales delicadas reconocen que «cada día abordamos casos más duros porque te das cuenta de que estas cosas les pueden pasar a cualquiera porque nos encontramos con personas que tenían su vida arreglada y de la noche a la mañana se quedan sin trabajo y no pueden pagar», plantea Barroso, que cada día se pone «en la piel de cualquiera de ellos». Los dramas van a más cuando hay problemas de salud de por medio, con episodios reales que se han dado en los Centros de Acción Social cuando «a una familia llega un cáncer y la persona que trabajaba ya no puede hacerlo más», expone.
Los presupuestos del próximo año mantienen los 118.000 euros en ayudas de urgente necesidad con un nuevo programa de emergencia social dotado con 100.000 euros.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine