La Junta eliminará un médico de la capital de las guardias unificadas de Santa Elena

La Gerencia se levanta de la mesa negociadora del reglamento interno que debe regular el trabajo de los profesionales de atención continuada

 

CARLOS GIL La Gerencia de Atención Primaria de Sacyl en Zamora eliminará un médico, procedente de la capital, del servicio de urgencias unificado de Santa Elena, tanto los días de diario como los festivos, según reza el calendario avanzado a la Junta de Personal para el año que viene y que se implantará entre este mes de diciembre y enero.


El módulo diario de guardia quedaría así con un médico de Zamora Norte, otro de Zamora Sur, un segundo de Zamora Sur hasta las diez de la noche, uno de la capital y otro del SUAP (servicio de urgencias de Atención Primaria). La propuesta, indicaron fuentes sindicales, «contraviene el acuerdo de salida de huelga que aseguraba el mantenimiento de los módulos actuales hasta finales de 2013». De esta forma, la capital se quedará con prácticamente el mismo número de efectivos de guardia que Benavente, pero «con el triple de población», señalaron las mismas fuentes.


Por otra parte, el reglamento interno que debe regir la labor de los profesionales del servicio unificado de urgencias del centro de salud Santa Elena todavía no se ha negociado, ya que en la última reunión fue el gerente de Atención Primaria, Juan Iglesias, el que se levantó de la mesa argumentando que no conocía el borrador presentado por los sindicatos con la debida antelación. Ciriaco Gómez, miembro de la Junta de Personal, asegura que él mismo se lo envió por correo electrónico, previa llamada telefónica para informarle del remite, cinco días antes de la reunión. La propuesta «se redactó el 8 de noviembre por acuerdo alcanzado entre representantes de todos los equipos implicados» y se acompañaba de 58 firmas de sus miembros. La propuesta inicial de la Gerencia de Atención Primaria es que la atención de los pacientes que acudan a las urgencias de Santa Elena serán atendidos indistintamente por cualquiera de los médicos que estén trabajando, sean de la capital, de Zamora Norte, Zamora Sur o el SUAP. Los avisos a domicilio, sin embargo, serán atendidos por el médico de la zona a la que pertenezcan. Es decir, a los avisos de un pueblo de Zamora Sur tendrá que ir el médico de guardia de esa zona, lo mismo en el caso de Zamora Norte y si hay que prestar asistencia en un domicilio de la capital, se encargará el médico del SUAP.


La propuesta de los sindicatos es que los pacientes de cada zona sean preferentemente atendidos por los profesionales de su equipo, sea Zamora Norte, Zamora Sur o la capital y los avisos de la ciudad sean cubiertos por el SUAP. Sin perjuicio de que por necesidades del servicio, en función de los efectivos disponibles, y sobre todo ante una situación de urgencia vital, se atienda a todo el mundo sin distinción de procedencias.


Piden la constitución de una comisión integrada por un miembro de cada uno de los equipos que componen el punto de urgencias de Santa Elena «con el fin de organizar la asistencia y conseguir la máxima eficiencia». A esta figura se opone en principio la Gerencia.


La Administración oferta tres vehículos para hacer los avisos a domicilio, pero los profesionales piden que tengan pasada a ITV y dibujo en los neumáticos, entre otras condiciones. «Son coches que tienen 15 años y suponen un auténtico riesgo en la carretera», argumentan los facultativos.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine