«Un estudio nos permitirá ver en qué debemos mejorar»

«El documento pretende conocer qué piensan los zamoranos de nosotros y qué nos demandan»

 

Viene de la página anterior


-¿Qué medidas serán inmediatas?

-Habrá algunas novedades. Tenemos que tener abiertos los ojos, los oídos, todos nuestros sentidos, hacia la calle. Afortunadamente en la Policía Municipal tenemos profesionales -criminólogos, sociólogos, abogados, psicólogos...- que nos van a permitir hacer un pequeño estudio, con rigor, sobre qué es lo que piensa la ciudadanía de nosotros, que cree que debe mantenerse y en qué cree que debemos mejorar. Analizaremos el estudio, también con la colaboración de otros funcionarios, para ver qué nos puede aportar. Podemos pensar que lo estamos haciendo fenomenal y, sin embargo, los ciudadanos no entenderlo así. Queremos tomar conciencia de qué es lo que nos demandan. Vamos a intentar mejorar.

-La relación con Policía Nacional y Guardia Civil no ha sido todo lo estrecha que se desearía, ¿mejorará la colaboración?

-Es muy importante cooperar con otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. En Zamora tenemos una suerte inmensa porque hay un jefe de la Comandancia de la Guardia Civil y de Comisaría que, además de una solvencia profesional, son unas personas cercanas, colaboradoras y absolutamente implicadas en la seguridad ciudadana. Y el equipo de mandos y agentes en ambos casos es magnífico. Ese trabajo común es prioritario y el ciudadano demanda una colaboración fluida, será bueno para todos.

-¿Ya existe esa comunicación fluida con la Policía Nacional?

-Todos los días, los jefes de turno de la Nacional y de la Municipal se llaman para coordinar todos los servicios. Si nosotros estamos haciendo un control del uso del cinturón de seguridad, ellos hacen otro de documentación entre los ciudadanos, etc, y no es una cuestión novedosa, siempre hemos tenido una relación magnífica. Eso sí, vamos a trabajar para llegar más al ciudadano; y si podemos abundar en la buena relación y que redunde en un mejor servicio, fenomenal.

-¿Se acabará con esa división estricta de competencias?

-Desgraciadamente surge, porque no podemos olvidar que por Ley tenemos distribuidas las competencias. Eso es lógico, pero también es verdad que el ciudadano en determinados asuntos no entiende de competencias. Precisamente, esa interrelación de la que hablaba con el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad posibilitará que trabajemos para intentar ofrecer una respuesta a los problemas del ciudadano. Luego ya veremos de quién es competencia. En este momento estamos en esa disposición.

-Una de esas cuestiones espinosas entre policía Local y Nacional es el botellón, ¿cuál será su actuación frente a ese problema?

-Nosotros velamos por el cumplimiento de la normativa que prohibe consumir alcohol en la vía pública, por eliminar los botellones, consustanciales a la alteración del orden público y complicados de controlar por diversas cuestiones. Todos los fines de semana intervenimos en grupos pequeños y dispersos, se están continuamente formulando denuncias. Pero durante la noche surgen muchas demandas de servicio, mucho trabajo, y a veces no llegas a tiempo para disolver esas concentraciones. Pero no estamos parados.

-Esas denuncias contra quienes participan en los botellones, ¿han dado sus frutos?

-Lo deseable sería que no hiciera falta actuar a golpe de sanción, que hubiera una concienciación sobre el consumo moderado de alcohol. Me preocupa este problema porque es molesto para los demás, que tienen derecho a descansar; a veces queremos ejercer nuestros derechos sin respetar los del otro. Además, es una práctica insalubre y suele ir ligada al uso del vehículo.

-La Ordenanza de Convivencia Ciudadana ha despertado polémica. ¿Se aplicará de forma tan estricta que ni se pueda comer un bocadillo en la calle?

-Las normas se hacen para su cumplimiento porque si no, pierde su razón de ser. Pero tampoco hay que exagerar las cosas, que casi siempre van con una normalidad. Las actitudes serán las que nos marquen si una persona debe ser sancionada o no. Si una persona está comiendo tranquilamente un bocadillo en la calle, no mancha absolutamente nada y recoge los restos, no creo que sea una conducta que infrinja nada. Todo lo que respete los derechos de los demás, no conculca otros derechos, que es en lo que se basa la convivencia, no puede ser sancionable.

-Los problemas por el ruido provocado por locales de hostelería han sido otra cuestión delicada, ¿las denuncias han aumentado o los bares se han concienciado de la necesidad de aislar sus negocios?

-Han descendido, como la demanda de mediciones del ruido en viviendas situadas sobre esos establecimientos. El Ayuntamiento de Zamora ha tomado cartas en el asunto, otra cosa es que a veces no se haya podido atajar el problema, pero finalmente se han ido solucionando los conflictos de este tipo. Al margen de la actuación de la Policía Municipal, se han asignado directamente a este servicio ingenieros técnicos que determinan las medidas correctoras para evitar el ruido. Desde el departamento de Gestión Urbanística se exige a los locales el cumplimiento de prescripciones técnicas para su apertura.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine