ÚLTIMA HORA

«La cárcel es la única salida para los terroristas, ni negociación ni nada»

El procurador alavés, nacido en Montamarta, Dalmacio Martín cree que la banda sólo busca «rearmarse»

 
«La cárcel es la única salida para los terroristas, ni negociación ni nada»
«La cárcel es la única salida para los terroristas, ni negociación ni nada»  

Viene de la página anterior

«Acorralados por las Fuerzas de Seguridad y la buena política antiterrorista del Gobierno de España y del País Vasco», asevera este joven concejal alavés, el comunicado de los terroristas «es esperanzador». Pero no se deja obnubilar por el optimismo y agrega la condición irrenunciable de los demócratas y de toda la sociedad vasca y española: «El abandono definitivo» de la violencia, no una tregua temporal.

Rodríguez explica que para los ciudadanos vascos «no basta» con un texto como el leído por la terrorista encapuchada, «el único camino» posible es «abandonar las armas. Esto es un paso, pero no es todo lo que esperan los ciudadanos, quieren que no sea algo temporal». El «recelo» nace de «la experiencia de otros fracasos, por eso tenemos prevención». Además, la banda «no especifica si es el alto el fuego es definitivo o no».

Su colega de partido, el procurador de las Juntas Generales de Álava (sustituto de Fernando Buesa cuando fue asesinado por ETA en 2000), Dalmacio Martín, nacido en 1950 en Montamarta y afincado desde hace 40 años en esa provincia, concejal del Ayuntamiento de Zuia (una localidad muy «abertzale») recuerda que «pusimos toda la confianza en la última tregua, había mucha ilusión y se fulminó toda esperanza con el atentado de la T-4 de Barajas el 30 de diciembre de 2006». ¿Cómo y por qué creer ahora a los terroristas? «El comunicado deja mucho que desear porque habla sólo de tregua, no lo creemos es una medida para lavar su imagen de cara a las elecciones municipales». «El gobierno vasco no está en tregua». E insiste, como el resto de entrevistados, en que debe anunciarse la disolución y la entrega de armas. «No hay más salida que la cárcel, el resto las eliminaron en 2006. Ni negociación ni nada». También comparte la idea de que es una maniobra para «rearmarse», seguro de que «no matan porque no pueden, están debilitados».

Entre los ciudadanos de a pie se comenta «a ver si dura, a ver si es verdad, a ver si es definitivo y el Gobierno se lo toma en serio», apunta una abogada, de madre nacida en Zamora. Itziar está segura de que «tendrán que llegar a un acuerdo, como sucede siempre que hay una discusión entre personas o entidades jurídicas, es preciso llegar a un punto de encuentro y que las dos partes cedan en algo. Ojalá se logre». Desconfía de que ETA vaya a entregar las armas «porque perdería su poder de negociación; anuncian un alto el fuego porque quieren entrar en un proceso negociador».

Manuel, un trabajador nacido en Bilbao de ascendencia zamorana, estima que una tregua «es positiva siempre. No sé cuál será su alcance, no sabría valorarlo, pero es un punto a favor de la paz que tiene que ir acompañado de gestos, pero de todos, es algo a solucionar. La fase de la violencia está agotada».

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine