Análisis

El coche autónomo, a la vuelta de la esquina

Las nuevas tecnologías aplicadas a la conducción nos acercan a un futuro de coches que se conducirán solos

10.07.2015 | 12:32

Mucho se está hablando en los últimos tiempos del coche autónomo, ese vehículo que parece surgido de una novela de Philip K. Dick y que no solo responde a nuestra voz, sino que es capaz de llevarnos a donde le digamos sin ninguna intervención por nuestra parte.

Google, Audi, Volvo y otras marcas ya están trabajando en prototipos capaces de hacer todo eso pero, ¿qué pensarías si te digo que ya se venden coches que están muy próximos a conducirse solos? Es el caso del último gadget que ha caído en nuestras manos: el Ford Grand C-Max.

Este monovolumen familiar, pese a no ser un vehículo autónomo –aunque empieza a parecerlo– es capaz de conducirse solito en caso de que el conductor se quede dormido al volante. Mediante un sistema capaz de leer las líneas de la carretera, el coche puede enderezar su rumbo para que en ningún momento se salga por fuera de esas líneas. Mientras tanto, el coche emite un pitido para despertar al dormido conductor a la vez que el volante empieza a vibrar con fuerza. Todo sea por la seguridad y por sacar de los brazos de Morfeo al piloto.

Pero no acaban ahí los automatismos de este vehículo al alcance de casi cualquier bolsillo. Su sistema de frenado automático entra en funcionamiento si, por ejemplo, el vehículo de delante se detiene brúscamente. De esta forma, tanto un despiste por parte del conductor como un tiempo de respuesta lento son subsanados por un sistema automatizado que es plenamente eficaz.

Aunque sin duda alguna lo que más llama la atención es ver cómo el coche aparca solito. Son muchos los modelos que hemos visto capaces de aparcar en cordón de forma automática, pero hasta ahora no se había visto un utilitario de gama media –no un coche de lujo– hacerlo también en cordón. Tras probarlo uno no puede más que quitarse el sombrero ante una tecnología que está llamada a estar en la inmensa mayoría de los coches.

Y ahora que un coche puede aparcar solo, frenar solo, enderezar la dirección solo y evitar accidentes, ¿cuánto crees, querido lector, que tardarán en ser totalmente autónomos? Yo personalmente creo que muy poco. Y si no, mira este vídeo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine