Pediatría

Consejos para prevenir y combatir las enfermedades respiratorias en niños

La estancia de los pequeños en guarderías y colegios hace que el contagio de estas patologías sea casi inevitable

29.09.2015 | 16:05
Las enfermedades respiratorias son frecuentes en los niños.

Realizar lavados nasales con sueros fisiológicos, utilizar humidificadores y mantener una correcta hidratación con abundante ingesta de líquidos, son algunos de los consejos aportados por la neumóloga pediátrica del Hospital Sanitas La Moraleja de Madrid, María Elena Maza, para prevenir y combatir las enfermedades respiratorias más comunes en niños.

Y es que, las infecciones respiratorias de vías altas, conocidas como resfriado común, son unos de los principales motivos de consulta. Evitarlas es casi imposible, ya que la vía de contagio de las infecciones virales se produce por contacto cercano, con las gotas que elimina una persona infectada al toser, estornudar e incluso al hablar. Además, la estancia en guarderías y colegios hace que el contagio sea prácticamente inevitable.

Por ello, y con el objetivo de evitar el malestar que conllevan, la doctora ha recomendado el consumo abundante de líquidos, lavados nasales con suero fisiológico, inclinar la cuna y, en ocasiones, la toma de paracetamol.

Otras de las enfermedades más comunes entre los niños en esta época son la faringitis y amigdalitis, cuyos síntomas principales son el dolor de garganta, en ocasiones acompañado de fiebre, y malestar general. "En su mayoría los causantes suelen ser virus, aunque en ocasiones pueden ser bacterias, generalmente en niños mayores de 4 años, en cuyo caso deberán tratarse con antibiótico. La vía de contagio principal suele ser a través de personas afectadas", ha argumentado Maza.

Ahora bien, prosigue, cuando solamente se trata de una irritación de la faringe, producida por cambios de temperatura o ingesta de bebidas frías, es conveniente tomar analgésicos e hidratarse de manera adecuada", añade.

"El tratamiento quirúrgico de las amígdalas está indicado en contadas ocasiones, puesto que constituyen una importante barrera inmunológica. Sólo cuando suceden amigdalitis bacterianas de repetición que precisan repetidamente tratamiento con antibiótico o ronquido nocturno con pausas de apnea, el especialista indica la intervención", ha enfatizado.

BRONQUIOLITIS EN BEBÉS

Entre los bebés, la bronquiolitis es una de las enfermedades respiratorias con mayor incidencia, la cual está producida por el virus sincitial respiratorio. Los síntomas principales son tos, dificultad para respirar y mucosidad abundante, en ocasiones acompañadas de fiebre y rechazo alimentario.

Para tratar esta patología, la experta ha aconsejado mantener una adecuada hidratación y nutrición en el bebé, inclinar el cabecero de la cuna y, en caso de que precise visita hospitalaria, aplicar oxígeno y broncodilatadores.

En ciertas ocasiones, las infecciones respiratorias virales pueden complicarse con infecciones bacterianas secundarias, como la otitis media aguda, las neumonías o la bronquitis. "Algunos de los síntomas para detectar la neumonía son la fiebre elevada que no remite, tos persistente sin mejoría, dificultad respiratoria y decaimiento generalizado", ha recalcado.

Además, en el caso de niños con hiperactividad bronquial o asmáticos hay mayor incidencia y complicaciones, por lo que hay que vigilar el comienzo de síntomas aunque sean menos llamativos. En este sentido, Maza ha subrayado la importancia de extremar las medidas preventivas como la administración de la vacuna antigripal, iniciar el tratamiento de base y las medidas generales citadas anteriormente.

Por su parte, el principal síntoma de la bronquitis es la tos persistente, con o sin expectoración, con vómitos provocados por ésta, y que pueden ir acompañados de fiebre, malestar general, ronquera, dolor torácico o dificultad al respirar.

"Al ser los síntomas parecidos a los de la neumonía y el asma, es importante descartar cualquiera de estas dos enfermedades. Para su tratamiento se recomiendan medidas generales como mantener una hidratación adecuada, aplicar suero fisiológico para mantener la permeabilidad nasal y aspirar las secreciones, así como aplicar antitérmicos si hay fiebre", ha añadido Maza.

Por último, la gripe es otra de las enfermedades respiratorias más comunes entre los niños con la llegada del frío. Los principales síntomas son mucosidad abundante, malestar general, fiebre y, en ocasiones, tos. Para su tratamiento, la doctora ha recomendado tomar medidas generales como hidratación y antitérmicos.

"La vacunación sólo está indicada en niños considerados como grupo de riesgo, como aquellos que sufren enfermedades pulmonares crónicas, enfermedades cardiovasculares graves, enfermedades metabólicas como diabetes, pacientes oncológicos, o pacientes inmunodeprimidos", ha zanjado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud

Consejos para mantener la forma física en Navidades

Los españoles engordamos ente 3 y 5 kg de media en estas fechas, siendo mayor la subida en hombres

Pautas para aliviar la tos persistente

Se trata de un mecanismo de depuración respiratoria que se...

Más noticias de Salud
Enlaces recomendados: Premios Cine