Estética

Cinco trucos para decir adiós a la papada

Dormir boca arriba ayuda a prevenir la flacidez y relajar los músculos de esta complicada zona

04.08.2015 | 18:56
Hidratar el cuello es clave para evitar la flacidez

La papada es un problema estético que preocupa a algunos hombres. Se trata de esa piel elástica que cuelga de la zona del cuello y que se asocia con la edad. Estos antiestéticos pliegues de la piel pueden minar la autoestima de algunas personas.

Por suerte, existen algunos trucos y ejercicios para retrasar su aparición y para revertir o mitigar sus efectos:

Ejercita la zona: Realizar ejercicios de manera regular ayudará a eliminar la grasa del cuello. Por ejemplo, prueba a tocare la punta de la nariz con la lengua o empuja la mandíbula inferior hacia delante, estirando el cuello. Con algunas repeticiones ya empezarás a notar el resultado.

Limpia e hidrata: Cuidar de tu cuello es fácil. Procura mantenerlo limpio y usa de vez en cuando crema hidratante. Esto te ayudará a prevenir la flacidez.

Protégete del sol: Los efectos del sol envejecen la piel. Procura evitar exposiciones demasiado largas y asegúrate de usar crema para protegerte del sol.

Mantén una buena postura: Procura mantener el cuello recto y erguido. Para dormir, lo mejor es hacerlo boca arriba, así previenes la flacidez y así se relajan los músculos de la zona.

Cremas y cosméticos:  Puedes encontrar cremas y otros tratamientos para acabar con la papada. Son recomendables las cremas reafirmantes o anticelulíticas. Además, estos tratamientos combinados con una buena dieta dejarán la piel de tu cuello suave y tersa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine