Fantasías eróticas

Erotismo célebre

La escritora Roser Amills recopila las "mil y una" aficiones y perversiones sexuales de personajes históricos

16.06.2012 | 03:04
A la actriz, Eva Longoria le gusta practicar el ´pope beatnik´.
A la actriz, Eva Longoria le gusta practicar el ´pope beatnik´.

Roser Amills (Algaida, 1974) es una voyeur, una fisgona de lo erótico. La mallorquina ha escudriñado por el ojo de la cerradura las alcobas de un millar de personajes famosos a través de biografías, entrevistas, fotografías y cartas íntimas. El resultado es ´Las 1.001 fantasías más eróticas y salvajes de la historia´.

Amills recopila sueños y estímulos sexuales (a veces practicados y consumados) "que, si se viven de manera abierta, son muy saludables". Pero que pueden emponzoñar a todos los implicados "cuando se viven a escondidas y con represión", asegura la poeta mallorquina. Quizá sea ésta la moraleja de un tomo sin pelos en la lengua y muy documentado que arroja prácticas sexuales tan bizarras y escabrosas (que se remontan a la época victoriana) como las del pintor salvador Dalí.

«La más dura de todas ellas —relata Amills— me la contó la señora Rius, una madame barcelonesa que trabajó en el meublé San Mario. Fue ella quien vio la escena». En el cuadro viviente: el pintor de Figueras, ya sexagenario, sodomizaba a un pato mientras le cortaba el cuello. Con los estertores del ave, el artista alcanzaba el orgasmo. Animándole en la faena se hallaban «las suecas», ocho mujeres espectaculares que viajaban con él y a las que les pidió que le jalearan junto a la plantilla del San Mario: «divino, llamadme divino».

El escritor Sánchez Dragó le reconoció a la autora mallorquina que fue testigo de dicha práctica en uno de sus viajes y que se vio tentado a probarla. Gabriele d´Annunzio también mantuvo liaisons con algún pato.

Aporrear y someter al objeto de deseo es otro ejercicio de cama del gusto de muchos. A la desaparecida Amy Winehouse le complacía el spanking, unos buenos azotes en el culo; a Eva Longoria le gusta sentirse indefensa cuando la atan a la cama con pañuelos de seda; o el pope beatnik. William S. Burroughs mató a su esposa de un disparo cuando jugaba a ser Guillermo Tell.

El erotismo, asegura Amills, siempre ha sido y será una cuestión de estado. No sólo se trata de las amantes que han tenido los reyes ("cuenta la leyenda que uno llegó a fabricarse una peluca a partir del vello púbico de sus compañeras de cama"), sino que ha habido muchas fantasías eróticas que han cambiado el curso de la historia.

Es el caso, por ejemplo, de la conquista de Egipto por parte de Napoleón, "que estuvo condicionada por un lío de faldas". También existe la teoría de que una amante despechada, Désirée Clary, ordenó que envenenaran al general Bonaparte con arsénico cuando estaba exiliado en la isla de Santa Elena.

"En algunos casos", asegura Amills, "en cuestión de sexo hemos ido hacia atrás". El ánimo del libro es descubrir ese acervo histórico de fantasías sin juzgar. En este sentido, el lema de la escritora es el mismo que el de Buñuel: "la imaginación nunca delinque". En el camino de preparación y documentación del tomo, hubo impactos y sorpresas.

En esta categoría última hubo varias. Es el caso de San Agustín. Cuando éste aún no era santo, se dedicaba a pasear por bacanales y orgías donde la bisexualidad no era un tabú. Así hasta que conoció la fe. Catalina de Siena, que había hecho voto de castidad a los siete años y que no conocía a varón alguno, en una de sus visiones soñó que Jesús le pedía en matrimonio con un anillo fabricado con la piel de su prepucio.

En el otro lado, en los infiernos, la cabeza de una de sus satánicas majestades, en concreto la de Mick Jagger, fue hallada por el inspector Gordon Dinley, durante una redada en la casa de campo de Keith Richards, entre las piernas de Marianne Faithfull. En su sexo se derretía una chocolatina.

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Gente

Isabel Preysler y Vargas Llosa, los enamorados de los Goya

La celebrity y el Nobel acapararon miradas y flashes, al igual que Bardem y Penélope, que posaron...

Muere la modelo de Playboy Katie May a los 34 años

La maniquí murió de un derrame cerebral que sufrió a...

El juez ve "indicios suficientes" para procesar a Bill Cosby

El actor se enfrenta a una condena de 10 años de cárcel...

Más noticias de Gente
Enlaces recomendados: Oscars | Los Goya
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Opinión de Zamora