08 de agosto de 2017
08.08.2017
Magazine Fashion&Arts
5/7
Moda

Contra el kilómetro 0

Inspirarse en otras culturas ya no es exótico, ahora es la norma de cualquier colección

08.08.2017 | 15:50
Una modelo con un diseño de Dior.

Vestirse (o disfrazarse) con atuendos propios de países y culturas lejanas fue, durante el fin del siglo XIX, una práctica habitual entre las clases pudientes. Fue entonces cuando la extravagancia y el lujo contrajeron matrimonio. En un momento en que los estilos empezaban a propagarse a golpe de copia, la distinción había que buscarla en kimonos, kaftanes y turbantes. De ahí, por ejemplo, la fortuna de Poiret, considerado el primer diseñador en crear una marca/emporio, que en 1917 vistió a marquesas y herederas al estilo de Las mil y una noches. O la maestría estructural de los vestidos de Madeleine Vionnet, basada en la técnica tradicional para confeccionar la indumentaria japonesa...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Horas en el paraíso

Horas en el paraíso

Los primeros festivales marcaron la atracción fatal entre moda y conciertos infinitos

Santos placeres

Santos placeres

El Monasterio de Valbuena alberga el spa de lujo de Clarins - Cuidar cuerpo y alma vale 5 estrellas

Política del cuerpo

Política del cuerpo

Ya lo advirtió el filósofo Foucault: "El cuerpo es un texto donde se escribe la realidad social"

Contra el kilómetro 0

Contra el kilómetro 0

Inspirarse en otras culturas ya no es exótico, ahora es la norma de cualquier colección

La sensatez lleva tacones

La sensatez lleva tacones

La líder de Jimmy Choo sabe muy bien que el éxito es una mezcla de sabiduría, talento y riesgo

Enlaces recomendados: Premios Cine