Woody Allen, visita exprés

"Siempre es un placer volver aquí", asegura el cineasta, que llegó el martes a Oviedo para una estancia de un día, y junto a su mujer degustó jamón ibérico, centollo y tejas con chocolate

02.07.2015 | 00:29

Elisa Santos y su amiga Paula se tropezaron el martes en pleno centro de Oviedo con Woody Allen e hicieron lo que se hace ahora en estos casos: sacarse una fotografía con él y subirla inmediatamente a las redes sociales.

En la imagen de su móvil aparecen las dos jóvenes veinteañeras, sonrientes, escoltando al cineasta neoyorquino, que posa con un gorro verde y la mirada seria. En Instagram la titularon así: "Las próximas musas de Woody Allen". A la hora, la foto ya tenía más de medio centenar de "me gustas". Para Twitter, Elisa eligió otro comentario más fardón: "Cruzarse con Woody Allen por la calle y ser las únicas de todo Oviedo que se dan cuenta".

Y tampoco es que nadie se diera cuenta en la ciudad, es que su presencia en la capital cogió a casi todos por sorpresa. Fue una visita exprés, apenas 24 horas, en su primera escala de sus vacaciones por Europa. Ayer cogió un avión hacia Madrid, donde se estrenó la ópera "Gianni Schicchi" en el Teatro Real de Madrid, de la que es director artístico. La propuesta de Allen da un final sorprendente a la trama original. La obra parte de un episodio de la vida de Gianni Schicchi, personaje del Canto XXX del Infierno de Dante. Sin embargo, este estreno no perturbó las vacaciones del cineasta.

¿Y a qué vino a Oviedo? "Está de vacaciones. Es un viaje privado con un grupo de amigos", explicó uno de ellos, Natalio Grueso, exdirector del Centro Niemeyer, que le acompañó en la comida y durante el paseo por la ciudad, que incluyó una visita a la estatua que tiene en su honor. Grueso, imputado por su gestión en el centro cultural Niemeyer le guió y, además de protegerle de los periodistas, hizo de improvisado fotógrafo para sus fans.

Woody Allen, de 79 años, paseó por Oviedo con su mujer, Soon-Yi, de 44. Ambos llegaron cogidos de la mano a un conocido hotel de la ciudad. Oculto bajo un gorro verde, vestido con unos pantalones de pinza claros, una camisa amarilla y sus clásicas gafas de pasta, el cineasta aceptó de buen grado las peticiones de fotos de los ciudadanos, aunque habló poco. Con un parsimonioso caminar, recorrió el centro, entró a tiendas como Springfield y Carolina Herrera y comió en uno de sus restaurantes recurrentes: el Bocamar. "Siempre es un placer volver aquí a Oviedo", les dijo a los presentes al llegar. Allí, en una mesa redonda con siete comensales, degustó jamón ibérico, centollo y pescados como besugo, merluza y brochetas variadas. De postre, pastas y tejas con chocolate, una de sus debilidades.

Allen, premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2002, regresó cuatro años después a una ciudad por la que tiene predilección. Aquí rodó una escena de su película "Vicky Cristina Barcelona" (protagonizada por Javier Bardem y Penélope Cruz) y aquí tiene una estatua de bronce en su honor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine