EN DIRECTO:

La abundancia de barro en el campo obliga a aumentar los descuentos en la remolacha

El producto arrancado durante esta semana garantiza el funcionamiento de la fábrica azucarera local durante los próximos «diez o doce días»

 12:04  

LUIS GARRIDO La abundancia de humedad en los campos de Toro y comarca están haciendo subir los descuentos en los portes. A la supresión de la subvención de los tres euros por parte de la Junta y los bajos precios pagados por la industria, se unen ahora las malas condiciones climatológicas que hacen que el barro se impregne en la planta reduciendo así el beneficio para el agricultor. Se trata de la última complicación de una campaña en la que todos los elementos parecen estar en contra de los productores.
El responsable del sector remolachero del sindicato COAG, Fernando García, ha declarado que en las últimas semanas se ha notado «un aumento en los descuentos a cuenta del barro que traen las plantas arrancadas». Las intensas lluvias caídas durante prácticamente toda la campaña han humedecido el campo y eso ha provocado que al arrancar, también se lleven consigo parte de esa tierra, influyendo así en los portes recibidos.
García ha recordado que la campaña sigue funcionando «a un ritmo bastante lento». Y es que, según las previsiones, este año no finalizará la temporada hasta mediados del mes de febrero. No obstante, aunque a cuentagotas, la remolacha sigue llegando a la industria y lo recogido durante las últimas semanas asegura el funcionamiento de la fábrica «para los próximos diez o doce días».
Actualmente, Azucarera de Toro ha recibido ya en torno a 409.000 toneladas de producto, lo que equivale aproximadamente a un cuarenta por ciento de la previsión para esta campaña 2012/2013. El ritmo lento de molienda ha permitido a la fábrica no tener que cerrar, pese a que los cultivadores han ido arrancando a duras penas a lo largo de los últimos tres meses. Los datos manejados por COAG arrojan, eso sí, una riqueza que ronda los 18 grados, por lo que la media se mantiene respecto a años anteriores.
En el horizonte, los agricultores esperan la reunión con los responsables de la industria para ver cómo proceder de cara a la próxima campaña. Los altos costes de producción no compensan con el porte pagado por Azucarera y la retirada de las subvenciones, por lo que muchos remolacheros se plantean si volver a sembrar.

Enlaces recomendados: Premios Cine