Astronomía

La NASA halla cuatro nuevos 'mundos' favorables para la vida

El telescopio espacial Kepler ha descubierto 104 planetas inéditos - Cuatro son propicios para albergar vida

21.07.2016 | 16:10
Recreación de un exoplaneta y su luna.

Astrónomos han descubierto y confirmado un filón de nuevos mundos usando el telescopio espacial Kepler de la NASA en su misión extendida K2, incluido un sistema con cuatro 'prometedores' planetas rocosos.

De los 197 candidatos iniciales a planeta, los científicos de la misión K2 han confirmado 104 nuevos planetas fuera de nuestro sistema solar.

Sobre los cuatro nuevos planetas en el foco de atención, destacan que todos ellos son entre un 20 y un 50 por ciento más grandes que la Tierra por su diámetro. Los cuatro están en órbita alrededor de la estrella enana M K2-72, a 181 años luz de distancia en la constelación de Aquarius. La estrella anfitriona tiene menos de la mitad del tamaño del Sol y es menos brillante. Los períodos orbitales de los planetas van de cinco y medio a 24 días, y dos de ellos pueden experimentar niveles de radiación de su estrella comparables a los de la Tierra.

A pesar de sus órbitas cercanas - más cerca que la órbita de Mercurio alrededor de nuestro Sol - la posibilidad de que la vida pudiera surgir en un planeta de este tipo no se puede descartar, según el autor principal del estudio Ian Crossfield, del Lunar Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona en Tucson.

Los investigadores lograron esta extraordinaria cosecha de exoplanetas por la combinación de datos con las observaciones de seguimiento de los telescopios terrestres, incluyendo el Telescopio Gemini Norte y el Observatorio WM Keck en Hawai, el Automated Planet Finder de los Observatorios de la Universidad California, y el gran Telescopio binocular operado por la Universidad de Arizona. Los descubrimientos se publican en línea en el Astrophysical Journal Supplement Series.

Tanto Kepler como su misión K2 descubren nuevos planetas mediante la medición de la disminución en el brillo de una estrella causada por un planeta que pasa por delante. La misión inicial Kepler estudió sólo un trozo de cielo en el hemisferio norte, determinando la frecuencia de planetas cuyo tamaño y temperatura podrían ser similares a la Tierra orbitando estrellas similares a nuestro sol. En la asignación extendida de la nave espacial en 2013, perdió capacidad de observar con precisión en su área original, pero se amplió su zona de estudio dando una segunda vida al telescopio, que se está demostrando fructífera para la ciencia.

Al cubrir más cielo, la Misión K2 es capaz de observar una mayor fracción de estrellas más frías y pequeñas, de tipo enana roja, que son mucho más comunes en la Vía Láctea que las estrellas similares al Sol, informa la NASA.

Para validar candidatos a planetas detectados por K2, los investigadores obtienen imágenes de alta resolución de las estrellas que albergan planetas, así como espectroscopia óptica de alta resolución. Dispersando la luz estelar como a través de un prisma, el espectrógrafo permite a los investigadores inferir las propiedades físicas de una estrella - tales como la masa, el radio y la temperatura - a partir de las cuales se pueden inferir si realmente hay planetas orbitándola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine