Treinta y tres héroes olvidados

Cinco años después del derrumbe, los mineros que quedaron atrapados en un pozo de Chile siguen recuperándose de las secuelas de los 70 días de confinamiento

06.08.2015 | 06:10

Treinta y tres mineros chilenos atrapados a 700 metros durante 70 días. Todos pudieron ser rescatados aquel verano de 2010. Cinco años después del accidente que conmocionó al planeta, sólo unos pocos han retomado sus vidas con total normalidad.

Este miércoles se cumple el quinto aniversario del derrumbe de la antigua mina de San José, ubicada a unos 45 kilómetros al noroeste de la ciudad chilena de Copiapó, capital de la desértica región de Atacama, que taponó el acceso a las galerías y aprisionó a 33 trabajadores durante 70 angustiosos días. A pesar del tiempo transcurrido desde la inédita y exitosa operación de rescate, parece que las miles de toneladas de roca que obstruyeron las salidas de la mina siguen condicionando la vida de los 33 obreros, muchos de los cuales siguen "atrapados" por la catástrofe.

"La verdad es que es difícil que nos den trabajo porque los empresarios tienen miedo de que denunciemos las malas condiciones de seguridad de sus minas", dijo a Efe Omar Raygada, uno de los 33, para quien estos cinco años han sido "laboralmente malos".

Después de la tragedia, los mineros rescatados suscribieron un compromiso no escrito de denuncia: "si la mina en la que empezáramos a trabajar no cumpliera con las normas de seguridad, haríamos un informe y lo denunciaríamos ante las autoridades", aseveró Raygada. De ahí que muchos de los que hace cinco años salieron como héroes de la diminuta cápsula de rescate se encuentren sin empleo fijo y realicen trabajos esporádicos como transportistas, constructores o mecánicos, que en muchos casos les proporcionan unos míseros ingresos para subsistir.

Por si eso no fuera suficiente, la tragedia golpeó dos veces la vida de algunos de los supervivientes, como Víctor Zamora y Ariel Ticona, que perdieron sus hogares tras los aluviones que el pasado mes de marzo azotaron el norte de Chile.

Solo unos pocos han podido recuperar la estabilidad que tenían antes del accidente y transformar la tragedia en una nueva oportunidad. Es el caso de Daniel Herrera, de 32 años, quien tras un año y medio de tratamiento psiquiátrico decidió pedir el alta para volver a trabajar. "Sentí que necesitaba volver a trabajar de nuevo, la licencia me estaba matando", dijo Herrera, quien explicó que tras recibir el alta empezó a trabajar de nuevo en la minería, pero siempre a rajo abierto. Disfrutar de su familia y de las pequeñas cosas que le ofrece la vida se convirtieron, tras el accidente, en la nueva piedra angular de la vida del minero.

Quizá uno de los mineros más exitosos sea Mario Sepúlveda, quien se desligó completamente del mundo de la minería y hoy se dedica a realizar charlas motivacionales. "Creo que lo mejor que me ha pasado en la vida fue haberme quedado allá bajo con esos 32 compañeros. Creo que todo pasa por algo y creo que el accidente sirvió para demostrar que el mundo se puede unir y hacer cosas maravillosas", apuntó a Efe Sepúlveda, quien desde las profundidades se hizo famoso por oficiar con gran desparpajo como presentador de las transmisiones que se hacían desde la mina una vez que se estableció la comunicación con el exterior.

La soltura de "Súper Mario" -apodo con el que se conoce el carismático minero por su papel durante la catástrofe- es interpretada por Antonio Banderas en el film "Los 33" que se estrenará este jueves en Chile y que busca volver a emocionar a todo el planeta con la historia de quienes a pesar de todos los miedos y los obstáculos decidieron sobrevivir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine