LaOpinióndeZamora
José Isidro Bécares | Candidato

"Mantener los locales cuesta 1.500 cuotas de hermanos"

"Por muy bien que se haya querido hacer la organización, hace falta experiencia y si se cambia cada año es imposible obtenerla"

21.10.2016 | 00:45
Bécares es cargador de La Verónica.

Se llama Juan José Isidro Bécares, aunque todo el mundo lo conoce como José Bécares, y se presenta a las elecciones a la presidencia de la Cofradía de Jesús Nazareno después de un periodo de doce años como directivo con Eduardo Pedrero, en la última etapa de este último al frente de la hermandad, hace ahora cinco años. Es cargador de la Verónica y años antes ya pertenecía a La Mañana como hermano de fila.

-¿Por qué se presenta a las elecciones del próximo día 29 para presidir la Cofradía de Jesús Nazareno?

-Por el compromiso que tenemos unas cuantas personas que estábamos en la junta directiva, y algún otro que no estaba, al ver a la cofradía un poquito desunida. Tratamos que esa unión que aparentemente teníamos antes vuelva otra vez a la hermandad.

-¿Es usted el candidato de Eduardo Pedrero, el anterior presidente?

-No lo sé. Pero para mí Pedrero es una persona de la que he aprendido muchas cosas y del que debería aprender mucha gente porque es de los que más sabe de la Semana Santa, no solo de nuestra cofradía, sino en general.

-¿Con qué promesas se presenta ante los hermanos para pedirles el voto?

-Prometo fundamentalmente trabajo. Y que los hermanos sepan en qué estado se encuentra la cofradía, tanto económico como de cualquier otro tipo. De lo que se trata es de que sea una cofradía participativa en la que todos los hermanos tengan derecho a opinar.

-¿Cuáles son, a su juicio, los principales problemas de la cofradía?

-Lo que he comentado. No sabemos en qué estado económico está la cofradía, lo sabrá el presidente, Miguel Ángel Hernández. Desde que nosotros nos fuimos hace cinco años se ha comprado la sede actual de la calle Viriato y no sabemos cómo están las cosas económicamente. Las asambleas son una de las cosas que hay que cambiar. Uno de los problemas por los que no sale la gente en la procesión es porque muchas veces se ha ido defraudada de las asambleas. Son asambleas larguísimas, de cuatro horas, leyendo todo. Hay que potenciar la participación pero sin esas lecturas. Las cuentas y las lecturas del secretario deberían ir en el boletín y después simplemente ratificar o mirar lo que no se entienda.

-¿Por qué les sentó tan mal la compra del local de la calle Viriato, por las formas o por el coste?

-Por las dos cosas. Nosotros ya teníamos la famosa Panera y éramos una de las pocas cofradías que contábamos con eso. Después ha aparecido la moda de comprar locales y parece que todas las cofradías se ven abocadas a tener un local. En la directiva barajamos comprar un local o hacer uno dentro de la panera. La Panera para nosotros es fundamental.

-¿Uno de los problemas es la escasez de hermanos en el desfile de La Mañana?

-Sí, es un problema muy grave ver una cofradía con la cantidad de grupos que tenemos que tres o cuatro pasos no tengan cofrades. Gran parte es por lo que estoy comentando, pero hay otras circunstancias, como el famoso botellón

-¿Cree que influye?

-Yo creo que sí. No sé en qué tanto por ciento.

-¿La solución es dar entrada a más hermanos, como se ha hecho?

-No sé si eso es así. Desde hace mucho tiempo han salido los hermanos con la medalla de los padres y de los abuelos. No sé si metiendo más gente se solucionaría el problema. Tendríamos que hacer un grupo de trabajo para hacer eso que es una cuestión vital.

-¿Y el desfile de las antiguas Damas? Por cierto, no sé si le gusta el nombre.

-Sí, claro, Damas es el nombre correcto. El desfile debería estar organizado por mujeres, como lo estaba en su día cuando era la antigua sección de la cofradía y hombres tendrían que ir los justos: la directiva y los mayordomos a los que corresponda, nada más. La organización, completa de las mujeres.

-¿Están molestos por todos estos actos que ha organizado la cofradía coincidiendo con la campaña electoral?

-Está claro que están hechos para la campaña. El problema es que se pagan con dinero de la cofradía.

-El actual presidente, Miguel Ángel Hernández, formaba parte con ustedes de la directiva, pero nada más salir presidente se rompieron las relaciones. ¿Por qué?

-Era el secretario de la cofradía y de hecho cuando yo llegué él ya estaba de secretario hace muchísimo tiempo. No sé por qué se rompieron las relaciones. Nosotros le hicimos la campaña a Miguel Ángel, pidiendo el voto para él como miembro de la antigua directiva, pero el proceso se cerró en falso y a partir de ahí las relaciones no han sido buenas.

-¿Hay que dar un giro a la marcha de la cofradía?

-Sí, sobre todo de participación y de fraternidad, con los que se creó la cofradía. Hemos de tener la hermandad implica ser cofradía y dejarse de grupitos. Nosotros nos presentamos y si el día de la votación pierdo me integro perfectamente donde estaba y se acabó. He dado mi visión de lo que quería hacer con la cofradía y no ha sido aceptada por hermanos y damas y me voy para mi puesto de cargador de La Verónica y además por un año solo, porque me echan, me llega la jubilación. Todavía no he sido mayordomo y espero serlo

-¿Cree que ha habido problemas organizativos en la procesión?

-Sí. Porque por muy bien que se quiera hacer la organización, no se tiene experiencia. Si se cambia cada año de tipo de organización, el que llega nuevo no sabe, cuando ya se ha enterado un poquito, se marcha. Ha habido una cantidad de cambios en la organización de la cofradía enorme y eso se ve.

-¿Cómo está el asunto de la Asociación Cultural?

-Todavía existe, porque no dice en ningún estatuto que el presidente de la Cofradía tenga que ser el de la Asociación

-Pero parecería lo lógico tener la misma directiva en Cofradía y Asociación Cultural.

-Pero al tener esas discrepancias entre unos y otros hubo dos bloques y uno de ellos quedamos en la Asociación Cultural. Todavía la tenemos y si algún día llegamos nosotros a la cofradía habría que ver. A lo mejor tenía que haber alguna más, como una asociación juvenil.

-¿Está envejecida esta cofradía?

-Todas, como la población en general de Zamora. Lo ideal sería que los chavales jóvenes fueran poco a poco tomando el relevo.

-¿Qué directiva va a conformar, solo la gente antigua, digamos, o va a meter nuevos?

-Una cosa es la directiva y otra la gente con la que voy a contar. Porque voy a contar con todos los anteriores, porque nosotros todavía tenemos el grupo. Por eso he salido de candidato, porque creíamos que había que dar una alternativa al actual presidente y entonces optamos por presentarnos. Es ese grupo en su totalidad, todo ese grupo de antes estamos ahí, aunque algunos, como Pedrero, ya se van a jubilar. Somos un grupo de hombres y mujeres que tenemos muchísima experiencia en esto y aunque tengamos poco tiempo, de salir elegidos sacaríamos la procesión a la calle con dignidad.

-¿Subida de cuotas?

-No vamos a subir las cuotas. Lo que vamos a hacer es racionalizar los gastos. Y si hay que prescindir de algún gasto importante habrá que hacerlo. El mantenimiento de la panera y sobre todo del local se lleva 1.500 cuotas de hermanos al año, que son muchas cuotas.

-¿Cómo valora el hecho de que haya tres candidaturas?

-Demuestra que hay interés por la cofradía y eso es importante. Y de ese interés hay que hacer partícipes a todos los hermanos, porque a lo mejor se ha perdido. Lo que es evidente es que tendrá que haber las que los hermanos crean convenientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine