La Vera Cruz tuvo sus primeras ordenanzas "legales" el día 22 de junio del año 1574

Formada por hombres y mujeres para ganar las indulgencia, había que acudir a la capilla en cinco ocasiones cada año

27.03.2016 | 00:51

El día 20 de octubre de 1515 el Papa León X, durante el tercer año de su pontificado, en Roma, concedía una bula de gracias e indulgencias a la Santa Vera Cruz de Alcañices, la cual se guardaba en un arca de plata. Obviamente comenzó a instaurase en la primavera y Semana Santa del año 1516. La Bula incluía entre las obligaciones de los cofrades la asistencia "sin discusión ni excusa a la iglesia más antigua de la Villa" -la de la Virgen de la Asunción pues aún nos se había construido el Convento de la Orden Tercera de San Francisco-, en cinco ocasiones a lo largo del año: Exaltación de la Cruz (3 de mayo), La Invención, Jueves Santo, Viernes Santo y La Asunción (15 de agosto).

La Vera Cruz de Alcañices -la antigua, que hoy ya no existe-, fue la hermandad más grande de las Vicarías de Alba y Aliste y del "Marquesado de Alcañices" pues, a parte de asentarse en el pueblo más importante, también pertenecían a ella de otros lugares. Las ordenanzas originales, su lectura y aprobación en Zamora capital, datan del día 22 de junio de 1574 - hace ya 442 años-, ante el licenciado don Bernardo García, Vicario General de las antiguas Vicarías de Alba y Aliste. Se trataba de una hermandad mixta, que lo mismo aceptaba en su seno a hombres que a mujeres: "Los que de aquí en adelante quisieren entrar por cofrades de dicha cofradía que sean de disciplina o mujeres paguen cinco reales y una libra de cera". Las mujeres e hijos de los cofrades podían entrar para los cual habían de abonar únicamente la mitad de los estipulado para los hermanos de disciplina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine