01 de diciembre de 2017
01.12.2017
Zamoreando

Lo que faltaba

La Cataluña independentista no está en condiciones de pedir nada al Estado español

01.12.2017 | 00:36
Lo que faltaba

La Cataluña independentista no está en condiciones de pedir nada al Estado español contra quien han estado conspirando permanentemente. Y no han pedido perdón. No tanto al Estado que ha actuado conforme a Ley, sino a la ciudadanía de Cataluña a la que han hecho un daño en algunos casos irreparable. Esa gente quería ser independiente y vivir del aire, porque con España tienen una deuda que no sé, dada la deriva y lo acontecido, cómo van a pagar. Y no se puede perdonar lo que también han reclamado otras comunidades autónomas a las que se haría un agravio comparativo difícil de subsanar.

Por eso no se entiende bien, salvo que sea una postura electoralista, que lo es, que el Partido de los Socialistas de Cataluña haya reclamado que el Estado condone al menos parte de los 52.499 millones que esta comunidad le debe dentro de lo que llama "un acuerdo para la confianza y reconciliación" tras la deriva secesionista. O sea, dividen a los catalanes, hacen un daño irreparable a la economía catalana y por ende española, intentan joder a España constantemente (Puigdemont sigue en ello desde Bruselas), se ponen el mundo por montera, aunque no les guste el tocado, hacen de la sedición su santo y seña y encima hay que perdonarles parte de esa millonada para fomentar la confianza y la reconciliación. Veo y escucho a Tardá, a Rufían, al silencioso Mas, a Marta Rovira, a Domènech, a la Colau, a Junqueras, a los Jordis y la confianza me desaparece al segundo. La reconciliación no se compra, es un sentimiento, un anhelo y eso no tiene precio.

El partido que lidera Miquel Iceta, socio del Psoe en Cataluña, sostiene en su programa electoral que hay "insatisfacción entre los catalanes por los efectos de la crisis económica y también por una escalada de despropósitos entre partidarios y detractores de la independencia". Eso es una excusa para sacarle hasta las entretelas al bolsillo común de todos los españoles. El resto de comunidades, especialmente Castilla y León no están mejor y encima apenas contamos para el Gobierno de España. Aquí nadie es más que nadie. Estos, que incluso se han inventado o hecho suya una historia que no les pertenece son los que deberían estar más modositos y pagar los platos que ellos han roto y no que ahora, porque lo dice Iceta, los platos rotos tenemos que pagarlos entre todos los españoles. ¡Venga ya!

Lo que tiene que hacer el PSC es desmontar de inmediato las mentiras económicas, históricas, sociales, culturales y deportivas que el procés quiso convertir en verdades para seguir engañando a los catalanes mientras unos cuantos seguían chupando del bote. Si para rehacer la confianza hay que perdonar la deuda o parte de ella, y encima soltarles más pasta que a las demás comunidades autónomas ya les vale. Para que luego digan que España les roba. Como nos pongamos a echar cuentas, lo mismo tienen que cerrar por bancarrota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine