14 de noviembre de 2017
14.11.2017

De la cárcel al coche oficial

El simbolismo que rodea al "procés" y la puesta en libertad de Forcadell

14.11.2017 | 00:22
De la cárcel al coche oficial

Las puertas de las cárceles españolas se han convertido en lugar habitual de paso de importantes personajes de la vida social y política de la nación. Y por tanto en un escenario buscado por fotógrafos y cámaras de televisión. Normalmente, a la entrada no se puede ver otra cosa que el furgón de la Guardia Civil, o de la Policía, donde viaja el presunto delincuente camino de la celda. A la salida, en cambio, se puede observar el breve paseo del reo liberado desde la última barrera carcelaria hasta el automóvil que lo aguarda rodeado de algunos parientes y de sus abogados. Son escenas que, a fuer de repetidas, ya se nos han hecho familiares y a casi nadie conmueven fuera de la momentánea excitación que provoca constatar que a los privilegiados del poder y del dinero también les alcanza (no siempre, claro) la espada de la Justicia.

Creímos haberlo visto todo (incluido el homenaje político que a su entrada en prisión recibieron de sus conmilitones un exministro socialista de Interior y un secretario de Estado) porque la lista de notabilidades políticas, financieras, empresariales o simplemente de la canción española que vistieron el traje a rayas en estos últimos años es abrumadora. Pero nos faltaba por ver lo más sensacional. Una presidenta de un Parlamento regional acusada de graves delitos, entre ellos nada menos que el de rebelión contra el Estado, que fuese recogida a la salida de prisión por su coche oficial. Me refiero a doña Carme Forcadell, presidenta del Parlamento donde se proclamó hace pocos días la ilegal República Catalana. Contra la señora Forcadell, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena dictó auto de prisión provisional eludible con una fianza de 150.000 euros y apenas estuvo doce horas en la cárcel de Alcalá Meco porque la Asamblea Nacional de Cataluña, entidad civil independentista de la que había sido presidenta, depositó la cantidad con un cheque de la Caixa d'Ingenyers. Cumplido el trámite, la señora Forcadell fue puesta en libertad si bien con la obligación de entregar su pasaporte, comparecer semanalmente en un juzgado y abstenerse de actividades contrarias a la Constitución.

A muchos habrá sorprendido el uso del coche oficial para salir de la cárcel hacia su domicilio, cuando lo esperable sería que lo hiciera en otro más discreto y con cargo a presupuestos que no correspondan a financiación pública. Pero tiene perfecto derecho a ello, ya que el artículo 155 no incluía el cese de la presidenta del Parlament si bien dejaba muy limitadas sus funciones. Ignoramos si una vez conseguida la foto de la simbólica restitución de la dignidad protocolaria a la salida de la cárcel, el automóvil oficial llevó a la señora Forcadell a la estación del AVE o al puente aéreo para viajar a Cataluña, o por el contrario hicieron juntos el regreso por carretera desde Madrid. Todo lo que rodea este asunto tiene marchamo de simbólico. Empezando por la declaración de independencia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine