12 de noviembre de 2017
12.11.2017
Domingo 12, XXXII del tiempo ordinario

La espera activa para encontrarnos con Jesús

12.11.2017 | 01:57
La espera activa para encontrarnos con Jesús

Un banquete de boda, una fiesta nupcial judía, cargada de ritos simbólicos, sirve a Jesús para hablar del Reino de los cielos. Se fija en la ceremonia de recepción y de acompañamiento que hacen las amigas de la novia a la feliz pareja. Con sus lámparas encendidas y su alegría juvenil contribuían, sin duda, a la felicidad de los novios. Todos juntos iban hacia la sala del banquete, inundada de luz y de alegría. Se cerraba entonces la puerta, y la noche, oscura y triste, quedaba fuera, en fuerte contraste con la luz y el alborozo que había dentro, en la sala del banquete.

Con esta imagen Jesús nos dice que el Reino de Dios es un banquete, una gran fiesta a la que Jesús nos invita en cualquier momento; tenemos que estar esperando el momento y saber responder.

Su presencia está en la persona que necesita nuestra ayuda, en el que necesita ser escuchado y acogido. Su presencia está en las decisiones que tomamos en la vida donde hay que hacerlo pensando en el bien común de todos y no sólo en mis intereses particulares. Su presencia está en la enfermedad que nos limita y nos hace perder las ganas de vivir y la ilusión. Su presencia está en la rutina diaria de la familia y el trabajo, que es el modo que el Señor nos da para crecer en el amor y encontrarse con nosotros en lo humilde y pequeño de nuestras vidas.

Cuando alguien espera una fiesta no se queda dormido; está preparándose para ella. El aceite de la parábola es el amor a Dios y a los hermanos. Si no lo tenemos, no podremos entrar en la fiesta.

Mantener la esperanza activa y despierta significa no contentarse con cualquier cosa, no desesperar del ser humano, no caer en el desánimo y el pesimismo, no perder nunca el anhelo de "vida eterna" para todos, no dejar de buscar, de creer y de confiar. Quien vive así espera la venida de Dios.

La falta de esperanza lleva a la pérdida de confianza, la pasividad, la tristeza, se pierde la alegría de vivir y la vida se convierte en una carga pesada, difícil de llevar. Todo esto muchas veces comienza con la pérdida de "vida interior": nos falta la fuerza para enfrentarnos a la vida.

Los creyentes sensatos que necesitan hoy nuestra Iglesia y nuestra sociedad, son personas de esperanza incansable. Creyentes que luchan por un mundo más humano, regalo de Aquel en quien encontraremos un día la plenitud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine