20 de agosto de 2017
20.08.2017
0/6

Pinceladas bolivianas (2)

20.08.2017 | 01:25
Pinceladas bolivianas (2)

El mes pasado te contaba algunas cosas positivas de la gente de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) y hoy, ya en España, quiero hablarte de algunos aspectos sociales menos agradables y algunos proyectos que se están llevando a cabo.

Según el arzobispo de Santa Cruz, los principales problemas que tiene la juventud, confesados por ellos, son el alcohol, las drogas y las pandillas. Aunque él no los cita, me parece que otros muy importantes son la tremenda desigualdad social existente, la miseria y las rupturas familiares. Frente a estos problemas hay gente cristiana muy preocupada y que no se queda cruzada de brazos y, desde distintos frentes, lucha para que los hijos de la miseria puedan llegar a tener una vida digna. Comentaré, brevemente, tres ejemplos que conocí personalmente y me impactaron: Proyecto Don Bosco, Escuelas Populares Don Bosco y la Fundación Hombres Nuevos.

Proyecto Don Bosco es una obra de los salesianos con muchos colaboradores, voluntarios y amigos generosos, dedicada a niños, adolescentes y jóvenes en grave riesgo personal y social, abandonados por la familia y viviendo en la calle. Este año están celebrando los 25 años de su comienzo. Un acogido de entonces decía: "A simple vista solo éramos niños abandonados? pues ahora, con toda certeza, les puedo decir que nunca estuvimos solos? y que, aunque no teníamos nada propio, todo era nuestro? compartíamos todo? sobre todo el amor de aquellos educadores que nos estuvieron formando".

Las Escuelas Populares Don Bosco nacieron hace 27 años como iniciativa de algunos salesianos visionarios preocupados por llevar el sistema preventivo de Don Bosco y la educación a los más necesitados, a los niños y jóvenes de la periferia de las ciudades y zonas rurales. A estos soñadores se les sumaron un grupo de laicos cualificados y comprometidos con la educación y diferentes grupos de la Familia Salesiana. Hoy son 298 escuelas repartidas por toda Bolivia, por la periferia de las ciudades y por zonas rurales.

El año 1991, Mons. Nicolás Castellanos sorprendió a todos presentando su renuncia como obispo de Palencia. Marchó entonces como misionero a Santa Cruz de la Sierra, llevando consigo un grupo de laicos y de sacerdotes. Con ellos inició el Proyecto Hombres Nuevos para mejorar las condiciones de vida en los barrios más desfavorecidos de esta ciudad boliviana. Con los pobres y para los pobres ha puesto en marcha diversos proyectos: comedores, centros escolares, viviendas sociales, hospitales?

Como ves, hay mucha mies y pocos obreros. Tú, ¿podrías echar una mano?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine