02 de agosto de 2017
02.08.2017
0/9

Sobre los regalos regios

A propósito de la exposición en Londres con parte de los obsequios que Isabel II ha recibido en 65 años

02.08.2017 | 00:07
Sobre los regalos regios

Leo que se ha inaugurado en Londres una exposición con parte de los regalos que Isabel II de Inglaterra ha recibido durante los 65 años que ya dura su reinado. Muchos son de "incalculable valor" pero los organizadores de la muestra tuvieron la precaución de explicar al público que en realidad no pertenecen en propiedad a la reina sino que esta los guarda en calidad de fideicomiso en nombre de la nación y por tanto no se les aplica un valor monetario. Destacan, como curiosidad, un pisapapeles hecho con hueso de dinosaurio fosilizado que le entregó el ayuntamiento de una ciudad canadiense durante una visita que tuvo lugar en 1959; una coraza de oro precolombina aportada por un dirigente panameño y un retrato de la propia reina hecho con hojas de plátano, obsequio del presidente de Ruanda, Paul Kagame, en 2006.

Deducir cual pudo ser el objetivo de los que hicieron esos regalos, fuera de la obvia voluntad de agradar o sorprender, es una tarea imposible. Hay dos formas de afrontar el compromiso. Una romperse la cabeza tratando de acertar con algo original o que concuerde con los gustos de la persona obsequiada. Y otra, recurrir a algo convencional, una de esas cosas que no ofende ni estorba. Por ejemplo, un marco de plata para fotografías (eso sí, de Tiffany) como el que le regaló el presidente de EE UU John Kennedy rubricado con una dedicatoria. En cuestión de regalos, tan malo es pasarse como quedarse corto.

En España somos partidarios de halagar a nuestros reyes como si fueran descendientes del Gran Tamerlán. Hay ejemplos muy recientes, como el regalo del yate Fortuna (18 millones de euros) al rey Juan Carlos por un consorcio de empresarios mallorquines a razón de 600.000 euros cada uno con la excepción de una aportación publica que ofreció el presidente balear Jaume Matas (luego implicado en varios casos de corrupción) por importe de 2,7 millones. Siete años más tarde, el propio Rey, agobiado por el ambiente generalizado de corrupción de la vida institucional, renuncia a ese regalo y a otros, como dos Ferraris con que lo obsequió un jeque árabe, y propicia una reglamentación que circunscribe esa práctica a los objetos que "no superen los usos habituales de cortesía". Algunos tan disparatados como ese delirio de algunas localidades costeras de convertirse en sede de la "corte real de verano"ofreciendo terrenos e inmuebles palaciegos con cargo al erario público o induciendo una suscripción popular casi obligatoria. Tal fue el caso del Palacio de la Magdalena de Santander, de la Isla de Cortegada en Villagarcía de Arosa o del Palacio de Miramar en San Sebastián. Las dos primeras, puestas a la venta por don Juan de Borbón en los inicios de la Transición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

La vigilancia policial "permanente" aplaca la proliferación de delitos en lo que va de 2017

La vigilancia policial "permanente" ha conseguido aplacar la proliferación de...

Una nueva inversión servirá para reparar aceras y mejorar viales

Una nueva dotación económica habilitada por el Ayuntamiento de Zamora en los...

El Ayuntamiento de Zamora descarta ampliar las medidas contra ataques terroristas

El Ayuntamiento de Zamora descarta ampliar las medidas contra ataques terroristas

La institución local mantiene los bolardos y las jardineras a modo de barrera que instaló en...

Maceteros para prevenir el acceso de vehículos, una propuesta del Gobierno

Tras el atentado en Berlín en las Navidades del pasado año, una instrucción...

Los vecinos de San Esteban exigen que se eliminen las pintadas que afean la iglesia

Los vecinos de San Esteban exigen que se eliminen las pintadas que afean la iglesia

"No es normal que un edificio románico presente esta imagen", se quejan los residentes de las...

El "ejemplo" ciudadano de la puerta de San Ildefonso

A veces, los propios ciudadanos son quienes deben pasar a la acción si observan un ejemplo...

Enlaces recomendados: Premios Cine