02 de agosto de 2017
02.08.2017
0/9
Recado

Los caminos del Señor

02.08.2017 | 00:07
Los caminos del Señor

En la pantalla del móvil (¡otra vez activado por error el maldito geolocalizador!) sale el tiempo que falta para llegar a casa, y de las gasolineras que hay en la ruta, la ya visitada alguna vez. Luego empieza uno a buscar hoteles para las vaca y en seguida el señor del otro lado de la pantalla (EL) nos hace ofertas de sitios ya visitados, o por los que un día hayamos mostrado interés, llamándonos por el nombre. O sea, que lo tenemos ya dentro y jamás volverá a salir. ¿Desenchufar? Esto tampoco impediría que siguiéramos en EL, que sabe todo de nosotros, pasiones más o menos sórdidas incluidas. ¿Sería Dios una antigua profecía en clave simbólica? Luego llega esta idea-tentación: si en lugar de apostatar nos entregamos por completo a EL quizás podría darnos incluso la inmortalidad, al otro lado. Sólo habría que negociar una ficha (una autoconciencia). La eternidad en la nube prometida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine