19 de julio de 2017
19.07.2017
0/9

Historias de tertulias

Los ministros tienen una semanal y la llaman Consejo de Ministros, dijo Cañabate

19.07.2017 | 00:09
Historias de tertulias

Debería todo hombre que se precie fundar una tertulia? ¿Pertenecer a una tertulia es un derecho o un deber? ¿El buen tertuliano nace o se hace? Plantar un árbol, tener un hijo y fundar una tertulia. Ya luego, con las experiencias vividas en ella se puede escribir un libro. El periodista Antonio Díaz-Cañabate (1897-1980) publicó en las medianías del siglo pasado un libro recomendabilísimo, 'Historia de una tertulia' (Espasa) por el que desfilan anécdotas, narraciones, historias y semblanzas de las gentes que a ella acudía, en el café Lyon.

Iban Lili Álvarez, campeona de tenis; el arabista Emilio García Gómez; los escritores Edgar Neville, Eugenio D'Ors o José María de Cossío; toreros como Juan Belmonte; políticos, intelectuales, diletantes, millonarios, ingenieros, pobretones, etc. Las tertulias de este tipo proliferaban, había casi una en cada esquina, Madrid tenía centenares de cafés. Luego llegó la televisión. Y la aversión al franquismo por todo lo que fuera reunión y debate. Y las cafeterías modernas, nada que ver con los cafés clásicos.

Hoy decir tertulia es imaginar a un nota sabelotodo en la televisión o radio. A veces vociferando. No siempre fue así. Sin embargo, quedan tertulias. Tertulias futboleras de lunes en bareto de barrio; tertulias jurídicas mensuales en marisquería. Tertulias políticas en coctelería de hotel, tertulias estudiantiles cotidianas en la sala de profesores. Hay tertulias etílicas en las que nunca se pone el sol; tertulias de poetas que acaban a hostias, tertulias sabatinas de filatélicos que toman vasos de clarete en una plaza mayor y tertulias de domingo con vermú después de misa.

Los ministros tienen una tertulia semanal y la llaman Consejo de Ministros, dijo Cañabate. En un artículo sobre las tertulias no puede faltar una mención al café Gijón. Umbral describe con portentosa adjetivación a todos los que allí acudían en 'La noche que llegué al café Gijón'. Hay tertulias que deberían figurar en el currículo de uno y tertulias a las que uno no hubiera querido nunca acudir.

Hace años fundé una junto a un grupo de periodistas. Invitábamos a algún político a que nos contara cosas jugosas. No estreché lazos con ninguno de esos políticos aunque a alguno lo conocí mejor. Sí estreché lazos con mis compañeros de tertulia y profesión. Uno de los invitados fue tan idiota que nos habló como si estuviera en una rueda de prensa. Otro se tomó tan en serio lo del off the record que nos confesó sus gustos sexuales. Ya hace muchos años que no está en activo. Políticamente, quiero decir, no sé sexualmente. Sí, todo ser que se precie debería fundar una tertulia. Pero ojo, para hablar y escuchar. Pegar la chapa, no. Plantar un árbol, sí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

El saldo empresarial es muy negativo en Castilla y León

Aunque Zamora no se ha posicionado oficialmente para acoger empresas, la realidad indica que es...

La Audiencia anula el fallo que permitía a una pareja pagar solo el capital de la hipoteca, sin intereses

La Audiencia anula el fallo que permitía a una pareja pagar solo el capital de la hipoteca, sin intereses

El índice aplicado "forma parte del precio" del piso y el cliente lo puede conocer al publicarse...

Los acusados de robar cable en Muelas del Pan, absueltos, "nadie los vio"

Los acusados de robar cable en Muelas del Pan, absueltos, "nadie los vio"

La falta de pruebas directas impide a la Audiencia condenar a los procesados a dos años de prisión...

La emoción del trazo

La emoción del trazo

Una veintena de personas asiste a un taller sobre caligrafía en la biblioteca del Museo Etnográfico

"Si Rajoy y Puigdemont fueran mujeres, ya se habrían sentado a hablar"

"Si Rajoy y Puigdemont fueran mujeres, ya se habrían sentado a hablar"

"Si asumes que tienes unas habilidades y cualidades evolutivas diferentes al otro sexo, eres...

Notas solidarias en la iglesia de San Andrés

Notas solidarias en la iglesia de San Andrés

La pianista Natalia Zapatero y la violinista Rosana Eva Mangas ofrecieron ayer un concierto en la...

Enlaces recomendados: Premios Cine