11 de junio de 2017
11.06.2017
0/5
Domingo 11, solemnidad de la Santísima Trinidad

Jesús de Nazaret, extraordinaria humanidad

11.06.2017 | 01:28
Jesús de Nazaret, extraordinaria humanidad

No esperaba esto de ti", "me siento defraudado" o "te consideraba un amigo", son algunos ejemplos de frases que salen de nuestros labios -y de nuestro corazón dolido- cuando hemos confiado en alguien y nos sorprende con una actitud o situación en que no corresponde a esa confianza que le hemos dado. Suele ocurrir a menudo cuando alguien nos parece extraordinariamente simpático a primera vista y por ello confiamos sin conocer.

No es malo confiar. A veces surge incluso una amistad tan sólida que nada la puede romper. Pero la cuestión es que a veces ocurre justamente lo contrario: alguien que en principio nos pareció extraordinariamente antipático, e incluso soberbio, y con el tiempo descubrimos a una persona humilde y simpática.

Sea como fuere, en muchas ocasiones nos equivocamos y, bien sea porque quedamos defraudados, o bien porque quedamos sorprendidos gratamente, la culpa no deja de ser nuestra porque solemos acercarnos a los demás con un modelo de persona definido. Si entran en el modelo -aunque sea por la primera impresión-, merecen la pena; si no -aunque tengan un fondo bondadoso- no los queremos a nuestro lado.

El evangelio que hoy nos propone la Iglesia nos hace ver la vocación profunda de Jesús: venir a salvar al mundo. La misión de Jesús no fue dejarnos unos bonitos discursos y grandes signos, sino que estos fueron sus medios para manifestar al mundo su misión: salvarlo. No vino a ser servido, ni vino a condenar. De hecho, nunca juzgó a nadie, y si no que se lo pregunten a aquella mujer adúltera que, a punto de ser apedreada, experimentó la misericordia de Dios. Si Jesús hubiera actuado como la mayoría de nosotros, ni Zaqueo ni Mateo se hubieran convertido. ¿Íbamos nosotros a sentarnos a la mesa con semejante calaña? Y, sin embargo, tuvieron un corazón extraordinariamente dispuesto a la bondad y la conversión. Y qué decir de los apóstoles, especialmente Pedro y Tomás, el que lo negó siendo su amigo y el que no creía en lo que los demás decían de Jesús. ¿Acaso no nos hubieran defraudado hasta negarles la palabra?

Dios nos creó a imagen suya. La humanidad fue creada a imagen de la Divinidad. La mayor diferencia entre Jesús y nosotros no radica en que Él es de naturaleza divina, sino lo extraordinario de su calidad humana. Cuanto menos juzguemos, más humanos seremos; cuanto más humanos seamos, más nos pareceremos a Dios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Segipsa cierra la puerta a renegociar la renta de 90.000 euros del Banco de España

Segipsa cierra la puerta a renegociar la renta de 90.000 euros del Banco de España

Zamora sufre un "agravio comparativo" con varias capitales que disfrutan de este edificio...

Voto para una nueva universidad

Voto para una nueva universidad

1.353 alumnos del Campus Viriato están llamados a las urnas para elegir, entre los cuatro...

El tejido empresarial zamorano se debilita en 2017, según Empleo

El tejido empresarial zamorano se debilita en 2017, según Empleo

El sector privado da empleo a más de 35.000 personas, una de las cifras más escasas de Castilla y...

Las autoescuelas lamentan la falta de acuerdo entre el Gobierno y los examinadores

Las autoescuelas lamentan la falta de acuerdo entre el Gobierno y los examinadores

Aunque la posibilidad de desconvocar la huelga fue real, el colectivo continúa hoy con unos paros...

Guarido, premiado por su gestión

Guarido, premiado por su gestión

La "Comisión en conmemoración del Centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre" ha...

Vida bajo la hojarasca

La Asociación Micológica Zamorana saca adelante la muestra anual con casi 130 especies distintas...

Enlaces recomendados: Premios Cine