14 de abril de 2017
14.04.2017
0/5

Simón de Cirene

De pronto, los soldados llamaron a Simón y con bruscos modales le obligaron a ayudar a Jesús

14.04.2017 | 01:39
Simón de Cirene

El Redentor Camino del Gólgota", este es el título que Mariano Benlliure dio al paso que realizó en 1931 por encargo de la Cofradía de Jesús Nazareno, vulgo Congregación. Los zamoranos, a este magnífico paso, que representa a Jesucristo cargado con la Cruz, ayudado por el Cireneo, lo llamamos Redención.

En la madrugada del Viernes Santo, la procesión avanza hacia la avenida de las Tres Cruces, todos los pasos desfilan al ritmo de las bandas de música que les acompañan. El paso "Redención" lleva una cadencia distinta, que parece transmitir el caminar cansado, paciente y sumiso de quien sabe el trágico destino que le espera. El Cireneo empuja sin comprender por qué le obligan a colaborar en este trabajo. Él venía del campo, después de una larga jornada de laboreo en la tierra, estaba deseando llegar a su casa para descansar; le acompañaban sus hijos Alejandro y Rufo, que también querían llegar pronto a casa para cenar y jugar un rato antes de acostarse.

Al ver un tumulto de gente, se acercaron a ver qué ocurría. De pronto, los soldados llamaron a Simón y con bruscos modales le obligaron a tomar la Cruz y ayudar a Jesús, que estaba caído en el suelo, sin fuerzas para levantarse. Sus hijos Alejandro y Rufo, al ver lo que le estaba sucediendo a su padre, se miraron interrogantes: ¿ Se escapaban y avisaban a su madre de lo sucedido, o acompañaban a su padre a ver en qué paraba todo aquello?. Ante la imposibilidad de preguntar a su padre, decidieron seguirle hasta el final.

Simón de Cirene, a pesar de la sorpresa y el malestar que, al principio le produjeron los soldados, clavó los ojos en el que iban a crucificar y lleno de curiosidad preguntó ¿Quién es?

Una de las mujeres que había a la vera del camino, respondió; "Jesús, el Cristo, que lo van a crucificar". Hasta el Calvario, Simón no apartó los ojos de aquel personaje condenado a una muerte ignominiosa. Cristo caminaba lenta y pesadamente. Apenas encontró fuerzas para volver la cara atrás varias veces y dirigir una mirada agradecida al Cireneo.

Los soldados, con la misma violencia con que le habían forzado a llevar la Cruz, a la llegada al Calvario, cuando ya comenzaban a quitarle los vestidos a Cristo para crucificarle, obligaron a Simón a abandonar el lugar. Su tarea había terminado. Permaneció en pie, a unos metros del Crucificado, acompañado de sus hijos, que no se separaban de su lado. Miró las cruces de los dos ladrones, miró la Cruz de Cristo y esperó. La noche iba cubriendo el Calvario. Los soldados comenzaban a recoger todos los instrumentos que habían utilizado para la crucifixión. La hora de la muerte de aquellos condenados estaba ya muy cerca.

Se oyó la voz de Jesús que decía: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

El saldo empresarial es muy negativo en Castilla y León

Aunque Zamora no se ha posicionado oficialmente para acoger empresas, la realidad indica que es...

La Audiencia anula el fallo que permitía a una pareja pagar solo el capital de la hipoteca, sin intereses

La Audiencia anula el fallo que permitía a una pareja pagar solo el capital de la hipoteca, sin intereses

El índice aplicado "forma parte del precio" del piso y el cliente lo puede conocer al publicarse...

Los acusados de robar cable en Muelas del Pan, absueltos, "nadie los vio"

Los acusados de robar cable en Muelas del Pan, absueltos, "nadie los vio"

La falta de pruebas directas impide a la Audiencia condenar a los procesados a dos años de prisión...

La emoción del trazo

La emoción del trazo

Una veintena de personas asiste a un taller sobre caligrafía en la biblioteca del Museo Etnográfico

"Si Rajoy y Puigdemont fueran mujeres, ya se habrían sentado a hablar"

"Si Rajoy y Puigdemont fueran mujeres, ya se habrían sentado a hablar"

"Si asumes que tienes unas habilidades y cualidades evolutivas diferentes al otro sexo, eres...

Notas solidarias en la iglesia de San Andrés

Notas solidarias en la iglesia de San Andrés

La pianista Natalia Zapatero y la violinista Rosana Eva Mangas ofrecieron ayer un concierto en la...

Enlaces recomendados: Premios Cine