El Gobierno de los negocios privados

El neoliberalismo se ha dedicado a desmantelar el Estado y sus instituciones

21.03.2017 | 00:16
El Gobierno de los negocios privados

Si alguien ha conseguido una fusión casi perfecta de Gobierno y negocios privados, empezando por los propios, es el nuevo presidente de EE UU, Donald Trump. No sólo ha metido con total descaro a sus más próximos allegados en la Casa Blanca o sus aledaños, sino que sus primeros nombramientos han sido de personas que se han lucrado en el mundo de la empresa y las finanzas.

Pero todo ello no habría sido posible si allí, al igual que en otras partes, el neoliberalismo no se hubiese dedicado a desmantelar sistemática e impunemente el Estado y sus instituciones. Lo ha señalado entre otros la periodista y ensayista canadiense Naomi Klein, según la cual "tras décadas de privatizar por trozos el Estado, han decidido lanzarse directamente al Gobierno".

A raíz del triunfo de Trump, tanto en Estados Unidos como en la vieja Europa, la izquierda liberal se lamentó de que no se hubiera impuesto la demócrata Hillary Clinton. Pero ésta, mucho más previsible y tranquilizadora, habría seguramente continuado las mismas políticas equivocadas que explican el para muchos todavía inexplicable triunfo del insufrible y soberbio narcisista.

Las recetas neoliberales, a base de austeridad y privatizaciones, se han revelado una y otra vez incapaces de dinamizar las maltrechas economías. Y, sin embargo, los gobiernos, también los europeos, se empeñan erre que erre en seguir una vía que está demostrado que sólo genera desigualdad y frustraciones.

Como buen demagogo, Trump logró desviar la atención y dirigir la frustración de buena parte del electorado hacia supuestos enemigos: el islam, identificado con el terrorismo, los inmigrantes y la prensa. Su truco consistió en alentar y redirigir hacia donde le interesaba el resentimiento que anidaba en muchos ciudadanos: la misma energía negativa que alimenta tantas veces las redes sociales.

Pero la respuesta a lo que sucede en todas partes desde el triunfo del neoliberalismo pasa por romper ese círculo vicioso, analizar las causas reales de los problemas y buscar nuevas soluciones en lugar de persistir en las que demostrado una y otra vez su fracaso. Se hace necesaria y cada vez más urgente una respuesta muy distinta de la que representa el peligroso nacionalismo autoritario de Trump, del presidente ruso Vladimir Putin o de sus émulos europeos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Benavente se suma mañana a la "Hora del Planeta" y apagará la luz de 6 inmuebles

La iniciativa se prolongará una hora como gesto contra el cambio climático

"Humana, inagotable y todoterreno"

"Humana, inagotable y todoterreno"

El zamorano Luis Santana, amigo y compañero de Paloma Gómez Borrero, canta para ella en su funeral...

La Pasión toma velocidad

La Pasión toma velocidad

Seis cofradías dan la bienvenida a nuevos hermanos en diversos ritos de entrada en templos de la...

El juez pide a Sanidad un informe de la salmonela de la residencia de Fermoselle

El juez pide a Sanidad un informe de la salmonela de la residencia de Fermoselle

El magistrado solicita que se le detallen las causas de la infección y si algún alimento pudo...

La mejora de la economía reduce la conflictividad laboral en la provincia

Durante el año pasado, 233 zamoranos acudieron a los juzgados para demandar a sus empresas por...

Un traslado con mucha visión

Un traslado con mucha visión

Ángel Óptico se muda a Pablo Morillo, 8, un local de 450 metros cuadrados con la última tecnología...

El baile de las agujas

El baile de las agujas

Los zamoranos prefieren el nuevo horario de verano recién estrenado por el recorte energético que...

Enlaces recomendados: Premios Cine