El idílico mundo del fútbol

Choca que la presunta delincuencia fiscal en el deporte del balón solo se concentre en una parte de España

02.12.2016 | 00:22
El idílico mundo del fútbol

Llevamos tiempo leyendo noticias sobre corrupciones y corruptelas, sobre el escaqueo de los deberes para con Hacienda, sobre la redacción de contratos en los que no se llama a las cosas por su nombre, sobre inventarse empresas interpuestas: en suma, de un cúmulo de acciones encaminadas a no contribuir con los deberes fiscales, en los que los protagonistas del mamoneo vienen siendo las estrellas del fútbol; aquellos que ganan tanta pasta que no acabarían con ella ni tirándola; esos que, nos guste o no, son, de alguna manera, modelo de niños y jóvenes. Y también nos hemos enterado de la campaña que se ha abierto para acabar con esos jetas que no quieren cumplir con sus obligaciones, que no hay más remedio que aplaudirla, porque, hasta hace poco parecía más fácil, para Hacienda, detectar 100 euros en la declaración de la Renta de un trabajador que 100 millones en la de un potentado. Así que bienvenido sea ese nuevo estilo de llamar al orden a los insolidarios y a los presuntos delincuentes fiscales. Se da el caso que, hasta ahora, esta caza ha afectado a jugadores del FC Barcelona, concretamente a Messi, Neymar y Mascherano, a los que ha venido a unirse últimamente Etoo. Entre los cuatro existen factores comunes, como son el hecho de su calidad de extranjeros y ser los que más ganan en su club y en el conjunto del mercado español dedicado a ese deporte.

El hecho que ese grupo de incumplidores con Hacienda se concentre en un solo club podría dar que pensar, ya que algún mal pensado podría rumiar que se tratara de algo más que una ocurrencia de determinados jugadores, para acercarse a algo parecido a una práctica habitual. También llama poderosamente la atención que esos casos que ahora han salido a la luz solo afecten al FC Barcelona y no a otros poderosos clubes, en especial a algunos cuyos presidentes no se han caracterizado, precisamente, por haber seguido trayectorias ejemplares -algunos han estado o se encuentran actualmente en la cárcel por delitos de los mal llamados de guante blanco- de ahí que alguien podría llegar a pensar que no se haya utilizado la misma vara de medir en todos los casos.

Desde otro punto de vista, podría también llamar la atención el hecho de que la presunta delincuencia fiscal en el fútbol solo se concentre en una parte de España, y que se dé por hecho que el resto de los contribuyentes futboleros sean unas cándidas hermanitas de la caridad que se dedican a pintar sus clubes de idílicos colores. De manera que en el hipotético caso que aparecieran casos similares en clubes de otras partes de España, no solo no llegaría a sorprender a nadie, sino que además harían más efecto los argumentos ejemplarizantes.

En ese mundo en el que se mueve tanto dinero y son tantas las posibilidades de negocio, son los multimillonarios chinos y árabes los que se dan de tortas por hacerse con su control y hay que pensar que no será porque "sientan los colores del club" precisamente. Téngase en cuenta que el presupuesto anual del FC Barcelona y el Real Madrid -que no son sociedades anónimas deportivas- casi alcanzan los 700 millones de euros, lo que equivale a más de cien mil millones de las antiguas pesetas.

El mundo del fútbol es un tanto diferente, tan diferente que algunos sociólogos dicen que sin él no podría explayarse la gente, que se pensaría más en otras cosas que a algunos puede que no interesen, que la presión interna de los individuos aumentaría peligrosamente. El mundo del fútbol es tan peculiar que llegan a producirse escenas surrealistas, como las que ofrecen determinadas manifestaciones callejeras en las que se pide que determinados clubes no desciendan de categoría porque deben dinero a todo quisqui, o por no cumplir sus deberes con Hacienda o con la Seguridad Social, instituciones a las que, dicho sea de paso, adeudan más de 300 millones de euros. Y lo más asombroso es que entre quienes las protagonizan puede verse, con verdadero bochorno, cómo hay personas que forman parte de las listas del paro, o que se ven obligados a hacer equilibrios para poder llegar a final de mes. Pero claro, hay quien dice que solo hay dos cosas en la vida que no pueden cambiarse: la madre y el equipo de fútbol. Y visto así, con esa perspectiva tan sui , todo puede llegar a explicarse, incluida la cuadratura del círculo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Al desolado de Amaldos desde Villalpando
Paisaje de avutardas.

Al desolado de Amaldos desde Villalpando

Además de las actuales localidades aún habitadas, existieron otras aldeas que quedaron yermas con...

"Dentro de cada uno de nosotros hay un Cyrano de Bergerac"

"Dentro de cada uno de nosotros hay un Cyrano de Bergerac"

"Existe algún cable cruzado en algunas cabezas que relacionan solo la cultura con el ocio"

La música tradicional más personal

La música tradicional más personal

El dúo Milo ke Mandarini actúa hoy en el salón de actos del Museo Etnográfico de Castilla y León

El inicio del derribo en el 17 y 19 de la Feria anticipa la ansiada liberación de la muralla

El inicio del derribo en el 17 y 19 de la Feria anticipa la ansiada liberación de la muralla

La culminación de los trabajos supondrá conocer un espacio diáfano de 190 metros lineales sin...

Strieder defiende en la reunión de Ciudades AVE la promoción del arte románico en Japón

Strieder defiende en la reunión de Ciudades AVE la promoción del arte románico en Japón

El concejal acude en Madrid a un congreso internacional de turismo

El servicio de cuidados paliativos en domicilios permanece sin médico un mes

El servicio de cuidados paliativos en domicilios permanece sin médico un mes

El Sacyl se ahorra la sustitución de la facultativa y los pacientes pasan a ser atendidos solo por...

El loable oficio de recopilador

El loable oficio de recopilador

El dúo interpreta en el set de televisión del periódico "No llores niña", uno de los impagables...

Enlaces recomendados: Premios Cine