La columna del lector

Un Museo de Baltasar Lobo sostenible

01.12.2016 | 01:05

Qué bien pensada, realizada y también publicitada ha estado la exposición "Hazme un sitio en tu montura"! Para muchos habrá sido la mejor oportunidad de conocer, entender y recrearse con unas obras representativas, aunque en pequeño formato, en una cierta sinergia con los versos seleccionados: Baltasar Lobo y León Felipe, dos zamoranos universales de los que sus paisanos se sienten orgullosos.

En las últimas jornadas cuatro escultores de la tierra (José Luis Coomonte, Tomás Crespo, Antonio Pedrero y Ricardo Flecha) valoraron positivamente la obra de Lobo y además, desde vivencias y recuerdos personales, destacaron la bonhomía y sencillez de su personalidad. Y para completar este acercamiento, María Bolaños, actual directora del Museo Nacional de Escultura y la mejor conocedora de Baltasar Lobo, resumió su azarosa biografía con algunos precisos datos y pertinentes comentarios; al finalizar, entre las varias preguntas, hubo de responder también a la recurrente cuestión del nuevo museo. Contestando contenida y prudente que, ante las dificultades de varios museos y especialmente de los monográficos, habría que contar previamente con un "proyecto museístico sólido". Intervine brevemente, dadas las circunstancias, tratando de dejar abierto algún horizonte posible. Y por eso, cuento ahora lo que allí podría haber dicho y que en parte, hace tiempo, publicó este periódico ( hemeroteca La Opinión-El Correo de Zamora, 31-12-2010, "Para el debate de los museos"), reproduciendo algunos párrafos, que creo siguen teniendo bastante vigencia y pueden propiciar alguna reflexión, alguna iniciativa: "Visitando el Chillida Leku, la Fundación Museo Jorge Oteiza, el Pablo Serrano y algunos otros, conociendo circunstancias de sus diversos orígenes y mantenimiento, he ido formando mi opinión. Sin olvidar que en los años setenta un pequeño museo del gran Alberto Sánchez no pudo sobrevivir en Madrid y que por entonces la casa/museo de José Clará en Barcelona tuvo que cerrarlo, por otra parte, que una importante colección de Julio González esté cobijada en el IVAM de Valencia; porque no es nada fácil mantener un museo monográfico de un escultor. Habría que creer en el que se tiene y, eso sí, además de celebrar debidamente su centenario dotar a la Fundación de alguna programación y dirección competente, aunque fuera a tiempo parcial, como se merece la personalidad y la obra indiscutible de Baltasar Lobo... Desde luego que ha habido y hay en Zamora notables artistas, cuyas obras deben de ser conocidas y enseñadas y hay también personas, que no debo citar, con suficiente conocimiento y criterio para coordinar e impulsar este ambicioso proyecto, como en ocasiones lo han demostrado. Podría ser clarificador y positivo algún encuentro, como últimamente se ha dicho, para contrastar y unificar experiencias y propuestas. Y en tal circunstancia no estaría de más pedir opinión a alguna gente de fuera, experta y con conocimientos de la realidad zamorana y aquí, a título de ejemplo, sí que cito nombres como Simón Marchán, María Bolaños, Juan Manuel Bonet, incluso los arquitectos Tuñón y Mansilla o Rafael Moneo. Y ya, completando esta hipotética cita, tampoco sobraría alguna aportación de representantes de ciudades en cierta medida homologables a la nuestra como Segovia, Cuenca, Cáceres, que mantienen con razonables resultados diversos y singulares museos. Conocer su gestación, financiación, gestión, fondos, mantenimiento, promoción, etc. sería conveniente y orientador".

A fecha de hoy ratifico en líneas generales lo que entonces escribí, al margen de alguna corrección y actualización. Y creo que además debo poner nombre a las personas que no cité: Concha González, responsable de la VIII Bienal de Zamora (Escultura Ibérica Contemporánea) aquella extraordinaria exposición, y de otras muchas actividades meritorias. Ángel Luis Esteban, experto en artes gráficas, instalaciones y comunicación. Y, desde luego, Paco Somoza, autor de las dos, a mi entender, acertadas rehabilitaciones museísticas y de otras singulares actuaciones.

Confío en que el Ayuntamiento, como titular del museo (¿quizás también la Fundación?), sea receptivo y tenga en cuenta propuestas como esta para consolidar un museo sostenible, no solo en su mantenimiento, sino también en el renovado interés de sus visitantes.

José María Carrascal Vázquez

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

El paro se ceba con el sector servicios en la región toresana

El paro se ceba con el sector servicios en la región toresana

Hasta el 50% de los desempleados de los municipios corresponden a profesionales de este ámbito...

El Ruta de la Plata, sin plan de seguridad quince años después de su inauguración

El Ruta de la Plata, sin plan de seguridad quince años después de su inauguración

El Ayuntamiento impulsa el documento de autoprotección, obligatorio desde 2007, que incluye...

Los libreros creen "indiscriminadas" las subvenciones del plan Releo

Los libreros creen "indiscriminadas" las subvenciones del plan Releo

Una veintena de profesionales participa en la primera edición de Bibliosfera celebrada en el...

Zamora se vuelca con la tradición

Zamora se vuelca con la tradición

Miles de personas presencian el desfile por el centro de la ciudad de más de 400 personas...

Pequeños vendimiadores

Pequeños vendimiadores

Fariña y Pagos del Rey aprovechan el periodo de recolección de la uva para ofrecer jornadas...

La IGP del Pimiento pretende expandirse al exterior para atender la creciente demanda

La IGP del Pimiento pretende expandirse al exterior para atender la creciente demanda

Una veintena de productores se dan cita en la Plaza Mayor en la Feria que ofrece la producción...

Enlaces recomendados: Premios Cine