Digerir el éxito ajeno

Muchas veces nos cuesta admitir que alguien triunfe

01.12.2016 | 00:21
Digerir el éxito ajeno

El reciente programa de televisión sobre la política interna de Mercadona podría sembrar alguna duda sobre si su modelo de recursos humanos es el más acertado o no. Y utilizo un verbo en condicional porque las opiniones, obviamente, son libres. Eso es incuestionable. No se trata, por tanto, de poner en tela de juicio el enfoque del programa presentado por el incisivo Jordi Évole, sino de esgrimir, a propósito de las divergentes conclusiones que ha suscitado el mismo, una lanza a favor del empresariado español en general y de los máximos directivos de Mercadona, en particular. Y lo hago con conocimiento de causa, tras haber abundado en lo que representa esta cadena de supermercados en esta tierra y después de compilar no pocas opiniones entre sus propios empleados, a quienes muchos, por desgracia, quisieran emular.

Al margen de los datos macroeconómicos que ratifican el liderazgo de la firma valenciana, hay otros argumentos de peso que suponen toda una carta de presentación a favor del modelo instaurado por esta compañía con 76.000 personas de plantilla. Su política salarial y de conciliación laboral es envidiable en un país donde uno de cada tres trabajadores no supera el salario mínimo (645 euros al mes), cuando el sueldo medio de un empleado de Mercadona es de 1.728 euros mensuales. A ello se suma su visión del mercado, que le ha llevado a crecer incluso en los años peores de la crisis, gracias a una gestión competitiva y sin el paraguas del apoyo político. Sin olvidar su modelo de calidad, uno de los más valorados por el consumidor, merced también a la contrastada eficiencia de sus interproveedores.

Como en muchos órdenes de la vida, no todo será perfecto. Pero el grado de exigencia de Mercadona no debería confundirse con explotación o una especie de seguidismo castrense. Lo innegable es que los empresarios de éxito, como es el caso de Juan Roig, se la juegan cada día y no solo en términos económicos, sino en aspectos de imagen y reputación. Y es aquí donde quizá no seamos del todo justos a la hora de digerir el éxito ajeno y pequemos de una innecesaria frivolidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Al desolado de Amaldos desde Villalpando
Paisaje de avutardas.

Al desolado de Amaldos desde Villalpando

Además de las actuales localidades aún habitadas, existieron otras aldeas que quedaron yermas con...

"Dentro de cada uno de nosotros hay un Cyrano de Bergerac"

"Dentro de cada uno de nosotros hay un Cyrano de Bergerac"

"Existe algún cable cruzado en algunas cabezas que relacionan solo la cultura con el ocio"

La música tradicional más personal

La música tradicional más personal

El dúo Milo ke Mandarini actúa hoy en el salón de actos del Museo Etnográfico de Castilla y León

El inicio del derribo en el 17 y 19 de la Feria anticipa la ansiada liberación de la muralla

El inicio del derribo en el 17 y 19 de la Feria anticipa la ansiada liberación de la muralla

La culminación de los trabajos supondrá conocer un espacio diáfano de 190 metros lineales sin...

Strieder defiende en la reunión de Ciudades AVE la promoción del arte románico en Japón

Strieder defiende en la reunión de Ciudades AVE la promoción del arte románico en Japón

El concejal acude en Madrid a un congreso internacional de turismo

El servicio de cuidados paliativos en domicilios permanece sin médico un mes

El servicio de cuidados paliativos en domicilios permanece sin médico un mes

El Sacyl se ahorra la sustitución de la facultativa y los pacientes pasan a ser atendidos solo por...

El loable oficio de recopilador

El loable oficio de recopilador

El dúo interpreta en el set de televisión del periódico "No llores niña", uno de los impagables...

Enlaces recomendados: Premios Cine