Buena jera

...Y en estas, murió Fidel

La desaparición del líder cubano cierra un periodo histórico y abre muchas incógnitas

27.11.2016 | 01:01
...Y en estas, murió Fidel

Cómo sustraerse a la tentación de no escribir hoy sobre Fidel Castro? El viernes por la noche aún no tenía claro el tema de este artículo, aunque ganaba enteros el deprimente y vomitivo espectáculo montado por algunos (una vez más se comprueba que los extremos se tocan) tras el fallecimiento de Rita Barberá, quien para los ¿suyos? pasó de apestada a heroína y para otros no mereció del respeto de un simple minuto de silencio. Pero ayer me desperté con la desaparición del líder de la Revolución Cubana y se me vinieron encima los recuerdos de toda una vida, porque el mayor de los Castro ha habitado entre nosotros, para bien o para mal, desde que tenemos uso de razón. O, al menos, para mí que aún me acuerdo de los comentarios que circulaban por el pueblo cuando la crisis de los misiles, que estuvo a punto de desembocar en una guerra nuclear. Entonces, Kennedy era el bueno y los rusos, los malos. Oíamos decir los rusos porque pocos conocían en mi pueblo el nombre de su máximo mandatario y eso que se hacían chistes con lo de Nikita, pero el apellido era demasiado complicado.

Sí se sabía en cambio, pese a las penurias informativas de la época, principios de los 60, mucho relacionado con Fidel Castro. Y todo, claro, negativo. En plena España franquista, lo que oliera a ruso, o a revolución, o a anticatolicismo, o a expropiaciones de tierras, fábricas, etc. era diabólico, reino de Satanás. Y en casa de mi abuela Ignacia había otro factor añadido. Dos de sus hermanos, Manolo y Ulpiano, tenían un restaurante en La Habana. Les iba bien, o eso aseguraban en sus cartas. Pero llegaron Fidel y sus medidas. Y la supuesta herencia, con la que, a decir verdad, nunca contó mi abuela, se evaporó. Hasta que un cubano exiliado en Miami se puso en contacto con ella para decirle que la familia tenía opciones de recuperar dinero y propiedades por ser los parientes más directos de Manolo y Ulpiano, ya fallecidos. Hubo intercambio de correspondencia con el tal Enrique hasta que aquí sospecharon que aquel "amigo desinteresado" solo buscaba que le mandaran pesetas "para hacer gestiones". Nunca supieron mi abuela y sus tres hermanas de aquellas gestiones.

Al oír varias veces esta historia, y pese a ser un crío, ya empecé yo a intuir que la división cubana entre buenos y malos no estaba tan clara. Al igual que el de Miami tenía muchos puntos oscuros, Fidel podía tener algunas luces, o sea no ser tan malo, malísimo. Con el paso de los años, la Universidad y las ganas de cambiarlo todo viví, como tantos otros, la experiencia contraria: Fidel era el bueno, buenísimo y los yanquis, los malos. Y me aprendí las canciones revolucionarias, especialmente la que tiene por estribillo: "Y seguir de modo cruel/ la costumbre del delito/ hacer de Cuba un garito/ y en estas llegó Fidel/ Ya se acabó la diversión/ llegó el comandante/ y mando parar". Fidel, el Che Guevara, la Cuba antiimperialista fueron ídolos para miles de jóvenes españoles y europeos, la esperanza de un futuro mejor. Había que imitarles. Y por eso la izquierda española, sobre todo los numerosos partidos de inspiración comunista (llegué a conocer ocho en mi primera etapa de periodista en Valladolid), no fue crítica con regímenes bajo el influjo de la URSS o China.

Y ahí ya muchos empezamos a olernos que tampoco estos, los rusos y demás, eran los buenos, buenísimos y los americanos y sus socios, los malísimos. Mi desengaño fue creciendo en viajes profesionales a la URSS, Yugoslavia, Hungría y Checoslovaquia. Era fácil comprobar que no había ni un gramo de libertad. Por fin, en 1995, también en un viaje periodístico, pasé tres días en La Habana. Y se me cayeron los pocos palos que me quedaban en el sombrajo. Tampoco había ni un gramo de libertad para los cubanos. No podían entrar solos a restaurantes, bares y salas de fiesta, reservadas a extranjeros; tenían racionada la comida; todo funcionaba en negro; la policía secreta controlaba hasta la respiración; mucha gente vagaba por las calles con la simple pretensión de hacerse amigo de un turista para que le ayudara económicamente? Volví bastante decepcionado, pese a que comprobé que el pueblo cubano tiene una vitalidad y una imaginación inteligente a prueba de Batistas, Castros, soviéticos y yanquis. ¡Ah, y conseguí encontrar la tumba de mi tío Manolo, enterrado primero en el cementerio de los zamoranos y trasladado luego al de los leoneses. Ambos panteones están en la Necrópolis Colón.

Y ahora se ha muerto Fidel, un hombre en la Historia. Pocas personalidades han generado tanta controversia y tantas filias y fobias. La polémica seguirá durante años, quizás siglos, porque tampoco está claro por dónde irá Cuba en el futuro. Dicen que los Castro, hijos de gallego, lo dejan todo atado y bien atado. Eso mismo dijo en España otro gallego y ya ven. Hasta algunos fans de Fidel se sientan en el Parlamento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

La Diputación autoriza las obras de los Planes Provinciales

Justificada la subvención de la rotonda del CTB y de los trabajos de la calle Mirador del Río

Ringorrango engancha al público a la nueva música de raíz en su exitoso concierto en el Principal

Ringorrango engancha al público a la nueva música de raíz en su exitoso concierto en el Principal

El grupo local Ringorrango sedujo al público que asistió ayer a su primer concierto en el Teatro...

El Ayuntamiento repartirá 2.000 pañuelos que teñirán de rojo la petición del Toro

El Ayuntamiento repartirá 2.000 pañuelos que teñirán de rojo la petición del Toro

Dos balcones de la Casa Consistorial de la Plaza Mayor lucen la nueva bandera de Benavente que ya...

El número de afiliados a la Seguridad Social se estanca en marzo en la ciudad

El número de afiliados a la Seguridad Social se estanca en marzo en la ciudad

Los inscritos en el régimen general aumentan apenas un 0,34% y las personas que trabajan son...

María de Molina vuelve a Toro

María de Molina vuelve a Toro

María Antonia Carmona, profesora de Historia Medieval, imparte una charla sobre la reina "prudente...

El desfase entre pensiones y cotizaciones supera los 214 millones en 2016

El desfase entre pensiones y cotizaciones supera los 214 millones en 2016

Los zamoranos con derecho a paga pública reciben cerca de 450 millones de euros del Estado, según...

La foto en esencia

La foto en esencia

Decenas de personas realizan imágenes con una lata de café con motivo de la celebración del Día de...

Enlaces recomendados: Premios Cine